Videojuegos de usar y tirar

Cuando se juega por inercia y los videojuegos se desechan como si fuesen pañuelos. Videojuegos de usar y tirar.

Se publican cada año en Steam y en otras plataformas miles de títulos. De ellos, un porcentaje ínfimo llega a copar portadas y captar la atención de la gente. No obstante, se vive la era de oro del videojuego, en la que estan como algo hasta agobiante para los usuarios, que no pueden procesar todo lo que sale, ya no por economía ni por destreza, sino por tiempo y presión social. Así que, para intentar disfrutarlos, se juegan con prisas para completar un bingo imaginario, para no quedar fuera de onda. Esto hace que los videojuegos sean de usar y tirar. Os explico qué creo que hay detrás de todo este fenómeno y cómo combatirlo.

Videojuegos de usar y tirar

FOMO: Fear of missing out

Conocí este término hace unos años y entendí al instante qué significaba. Atendía a los mismos algoritmos y mecanismos que tienen las redes sociales para atraparnos en ellas. Trending Topics y recomendaciones. Cuanto más hable la gente de un mismo título, más aparecerá en nuestras pantallas. A veces, esto sucedía por la viralización de escenas escogidas para generar tal fin, como sucedió con Stranger of Paradise: Final Fantasy Origin. Al hablar todo el mundo de ese juego, genera una necesidad de ser consumido. ¿Cómo te vas a quedar atrás? ¿En serio no has jugado? ¿Y cuándo lo vas a jugar?

El FOMO es el miedo de perderse esa serie, película o videojuego del que tanto habla la gente. El problema es que todo el mundo habla de cualquier cosa en todo momento y es inviable seguir el ritmo. Porque los videojuegos no están creados para eso. Es más, la tendencia es intentar prolongar su vida útil con logros, DLCs o expansiones.

Así que una forma de poder jugar a todo y calmar ese miedo es consumir títulos, terminarlos y olvidarlos. Que haya hablado de «consumo» no es casual en esta ocasión. El videojuego ha perdido su identidad para ser un contenido, un consumo, un producto… donde el entretenimiento es un valor pasivo u opcional.

Videojuegos de usar y tirar

Fenómeno Twitch / Youtube

Me gusta ver gameplays. Me gusta sentirme parte de comunidades de fans de videojuegos, y me gusta ver cómo otra gente juega. Pero no porque sea consumidora de ese contenido soy incapaz de ver qué sucede. Twitch, y el resto de plataformas, son una constante competición por atención, y se penaliza a los creadores como paren un segundo sus emisiones. En esa competición continua se alimentan de la novedad y juegan —y desechan— videojuegos continuamente. ¿Recordáis Stray? Ni dos semanas duró el fenómeno.

Recuerdo especialmente una emisión donde un streamer, ni corto ni perezoso, fue anunciando a qué iba a jugar estimando su duración. En concreto, escuché un «Esto en dos directos me lo paso». Escribía los títulos de los juegos que le interesaban en un Excel e iba programando el resto del año (finales de 2022) a salto de mata con la audiencia delante. Dejé de seguirlo finalmente cuando, con ese desdén, jugaba a Signalis, un juego que me encanta. Jugado por él, era tan emocionante como ver a alguien pasando una fregona.

Los juegos dejan de disfrutarse cuando su gameplay es convertido en un medio económico, y con la misma inmediatez con la que podemos consumir videos, los streamers los devoran y digieren. Videojuegos fast food.

Videojuegos de usar y tirar

Ser la resistencia

Ante semejante escenario solo nos queda una alternativa: resistir este fenómeno. Luchar contra esa presión social para jugar un nuevo título porque es lo que se espera de nosotros, y jugarlo sólo si es lo que nos apetece hacer. Buscar títulos de años pasados, que no hemos tenido la oportunidad de jugar en su momento, pero a los que ahora sí podemos destinar nuestra atención aunque hayan pasado de moda. Los videojuegos no tienen caducidad ni deberíamos contribuir a que la tengan.

Evitar ver streamings por enterarnos de todos los detalles de cada título para eludir spoilers y alimentar la maquinaria del capitalismo, y mejor dejarse caer por canales retro o de juegos que no son novedad. Incluso seguir a creadores de contenido porque nos gusta qué hacen por encima de este fenómeno, donde los videojuegos son de usar y tirar.

Si nos gustan los videojuegos todo esto es un pequeño sacrificio, a cambio de que sigan aportándonos todos esos sentimientos que nos transmitían en nuestra infancia, y generen futuros grandes recuerdos. A nuestro ritmo, con la ilusión de siempre. Cada título tiene que durar todo lo que nosotros queramos que dure, y lo jugaremos al ritmo que nos permita nuestra vida adulta, no lo que el actual panorama de consumo nos obligue. Sé la resistencia ante un fenómeno donde se trata a los videojuegos como de usar y tirar. Hagámoslo por los videojuegos y, especialmente, por nosotros mismos.

Por Mariola Juncal

Ingeniera de minas que no trabaja de lo suyo (da igual cuando leas esto). Está fascinada por la Xbox Series S y el Game Pass.

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
¡Dinos lo que piensas, comenta!x
()
x