Who I Am The Tale Of Dorothy y el Trastorno De Identidad Disociativo

Who I Am: The Tale of Dorothy y un trastorno incomprendido

Últimamente se menciona con mucho orgullo que los videojuegos han evolucionado a tal grado que nos presentan obras más realistas, complejas y diversas en su esencia. Se efectúan diversos análisis de los mismos desde varios ángulos, como puede ser desde una perspectiva de género hasta puntos de vista psicológicos.

Tratar temas de trastornos mentales es difícil, no importa de qué medio de ficción estemos hablando. Son temas complejos, que tocan fibras muy sensibles independientemente de si es una representación fidedigna o no. Y aquí entra un punto de vista que genera mucha discusión: ¿La ficción debe cumplir con una cuota de representación realista? ¿Eso es algo que suma o resta puntos? 

Mi postura respecto a esto la resumo en una palabra: depende de la intención de la obra. Si es entretenimiento sin ningún alarde de concienciación, con que cumpla su misión de hacerte pasar un buen rato supongo que es suficiente; por el contrario, si el título busca sensibilizar, sí que debe estar comprometido con retratar de forma realista. La ficción no existe en un vacío, impacta en la realidad y esto es algo con lo que se debe tener cuidado, especialmente con temas muy estereotipados y estigmatizados en la vida diaria como es el caso del Trastorno de Identidad Disociativo (TID). 

Hace poco me encontré con un videojuego tipo Visual Novel llamado Who I Am: The Tale Of Dorothy, el cual me impactó de forma personal y me motivó a traerles esta pieza. Es un videojuego que está enfocado en el TID y la representación en esta obra busca que entiendas la naturaleza del trastorno. Quieren que empatices con nosotros, con nuestra realidad. Lo que voy a comunicar aquí está narrado bajo el punto de vista de una videojugadora que vive con TID; quiero expresar el porqué una buena representación sí que importa.

Alter

Dorothy: «A veces, escucho voces que salen de mí, pero no son la mía».

¿Qué es el Trastorno de Identidad Disociativo (TID)?

Para poder entender el videojuego y su sensibilidad tan particular a la hora de representar el trastorno, primero debemos definir en qué consiste dicha condición. El TID, antes llamado personalidad múltiple, es un trastorno disociativo caracterizado por la presencia de dos o más estados alternos de personalidad que toman el control ejecutivo. El origen de este trastorno es traumagénico; la persona que lo padece sufrió trauma intenso y recurrente en la infancia por un tiempo prolongado, además de un apego inexistente o desorganizado con sus cuidadores. 

Los alters son estados alterados de consciencia que tienen sus propios patrones de conducta y comportamiento; es decir, son autónomos. Es importante no confundir alters con “alter-egos”; la formación de los alters y los cambios de identidad son parte del TID y es un proceso involuntario, a diferencia de los alter-egos, que se entienden como un personaje que se ejecuta de forma voluntaria y consciente en un personalidad sana y fluida. Los artistas, por ejemplo, suelen presentar alter-egos, pero esto no conlleva ningún problema psicológico ni psicosomático.

Actualmente hay dos manuales que describen los criterios diagnósticos de los trastornos disociativos: el DSM (Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales) por la Asociación Americana de Psiquiatría y el CIE (Clasificación Internacional de Enfermedades) por la Organización Mundial de Salud.

Who-I-Am-Trastorno-de-Identidad-Disociativo-Alter-persecutor-gretel

Gretel, la identidad persecutora

El estigma de la ficción

Les aseguro que el TID es el trastorno mental más estigmatizado y nunca falta el típico cliché de “la personalidad psicópata” que comete los crímenes que la “personalidad buena” no recuerda. Este tópico está basado en la falsa dicotomía del bien y el mal sin matices, lo que es carne perfecta para cocinar ficción de misterio y terror. Pero, si te pregunto cómo crees que luce una persona con TID… ¿Qué imagen se te viene a la cabeza? ¿Cuántos personajes con “doble personalidad» conoces en la ficción? ¿Qué rol cumplen en la mayoría de historias de ficción?

Puedo decirte con certeza que las personas que vivimos con TID no somos como el protagonista de la película Split (Fragmentado en Latinoamérica; Múltiple en Europa). Créeme, no nos vemos muy distintos de los demás, y tampoco tenemos una “Bestia” que está “loca” por tomar el control y hacer cosas malas. Simplemente somos personas que funcionamos de forma distinta, con una compartimentalización de la información diferente a la neurotípica. Además, las personas con TID no somos más propensas a la violencia; al contrario, es más probable que seamos blancos fáciles para las personas abusivas.

Who-I-Am-The-Tale-Of-Dorothy-gameplay-TID

Podrás hablar con las chicas escogiendo entre tres frases que tendrás disponibles según la situación.

Who I Am:  el TID en su gameplay

Onaemo Studio es un estudio coreano muy pequeño; Who Am I: The Tale Of Dorothy es su único juego publicado y donde sólo participaron seis personas, por lo que no sorprende el encontrarnos ante un videojuego sencillo tipo Visual Novel, donde debes hablar con las chicas escogiendo lo que dirás en una lista de 3 opciones. Sin embargo, no te puedes dormir en el laurel; cuida tus palabras, porque tienes cinco formas de perder y una única manera de ganar.

Tu objetivo en Who I Am: The Tale Of Dorothy no es nada fácil: debes lograr que las chicas se integren, es decir, que dejen de ser identidades separadas. Para ver los avances de tu objetivo verás una barra de integración para cada una de las niñas, además de una barra que señala el nivel de estrés al que está sometida Dorothy; si llega al tope de estrés, colapsará y la partida finalizará. Además, si la barra de integración de las otras niñas llega a cero, obtendrás un final distinto y también será un “Game Over”. Según la situación, debes escoger con cuál de las niñas hablar y qué dirás; lo que comuniques a cualquiera de las muchachas afectará directamente a las demás. 

No soy una experta en Visual Novels, pero considero que el juego es capaz de llevarte de la mano para mostrarte, de forma superficial, aunque digerible, lo complicado de la integración de la conciencia, el cual suele ser el último objetivo del tratamiento del TID. Who I Am refleja lo doloroso que es para la persona comprender que ha sufrido trauma y que todas sus partes separadas son ella misma, aunque existan sentimientos y recuerdos que quisieras que no fuesen parte de ti.

Who I Am The Tale Of Dorothy y el Trastorno De Identidad Disociativo

Gretel: «¡Por supuesto que fui yo! Castigué al monstruo que acosó a Dorothy».

Las identidades en Who I Am

Si esperabas ver “personalidades” descabelladas o las famosas psicópatas te vas a llevar una decepción enorme, pues la obra se esfuerza en mostrarnos a cuatro niñas (incluyendo a Dorothy) que cumplen varias funciones en la vida diaria, con su propia percepción del mundo y de sí mismas de una forma cercana a la realidad. El juego nos menciona que las identidades cobran un nombre y sentido que hacen referencia a varias obras clásicas de la literatura infantil.

Alice es la identidad más pequeña, una niña que ama los cuentos de hadas y vive en un mundo donde los animales le hablan y son sus amigos. No es capaz de reconocerse en el espejo, pues ve el rostro y cuerpo de Dorothy, que tiene 14 años, y no lo reconoce como suyo. Es la identidad más difícil de tratar pues vive en su mundo interno, en una realidad distinta que nada tiene que ver con la actual; literalmente se ha congelado en una etapa infantil. 

Cindy es animada, sociable y muy activa. No tiene miedo de hacer cosas nuevas y le encanta estar en actividades extraescolares tales como el club de animadoras. Según Dorothy, es bonita, muy lista y segura, cosas que ella jamás sería capaz de ser. Hablar con Cindy es relativamente sencillo, aunque si le mientes no te va a perdonar. Ella solo quiere que Dorothy deje de estar encerrada y que tome la iniciativa de su vida.

Quien nos cuenta su vida diaria es Dorothy; tiene una profunda amnesia sobre su infancia. Se considera bastante tímida e insegura, lo cual le afecta mucho en su vida diaria y en sus relaciones. A través de lo que ella nos cuente, debemos ser capaces de tomar la mejor decisión para intentar integrar a las demás chicas, ya que las identidades responden a un rol que les permite enfrentar a diferentes situaciones que nuestra Dorothy es incapaz de sobrellevar. 

Por último, y quizás siendo la más contrastante de las cuatro, tenemos a Gretel, que guarda ira, odio y sed de justicia. Ella preserva memorias del trauma y toma acciones contra quienes le agreden a ella o a Dorothy. Pero que no te engañen las apariencias: debajo de esa capucha negra y esos ojos fríos se esconde una chica que quiere ser escuchada. Podrá parecer la más difícil y amenazante de las chicas pero, en realidad, todo en ella está gritando ayuda; si eres sensible y comprensivo, te contará la historia que las ha llevado a este punto.

Alice Alter

La niña Alice

La representación importa

La ficción puede influir en la visión que se tenga sobre una situación, y los trastornos mentales no son la excepción; estar en la piel de alguien que padece una realidad distinta y dolorosa puede ayudar a comprender lo duro que es vivir día tras día con diversos problemas, no solo con los que vemos en la obra, sino también con aquellos síntomas que traspasan la pantalla. 

Si eres una persona que no tiene ningún tipo de contacto con alguien con TID, Who I Am: The Tale Of Dorothy es una forma de acercarse al tema de forma sensibilizada, aunque hay que tener en cuenta que no deja de ser un videojuego y que no es del todo realista, pero sí es lo suficientemente acertado como para tratar de hacerte entender, como jugador, los sentimientos que puede tener una persona múltiple.

Por mi parte, como persona con TID, siento que es un soplo de aire fresco entre tanta representación dañina y estereotipada; la confusión de identidad, la amnesia, los recuerdos e intrusiones del trauma y el complicado proceso de integración está plasmado con tanta sensibilidad y respeto que es imposible no conmoverse al verse reflejado. Como videojugadora y redactora del tema, siempre he mantenido la postura de que este medio tiene muchísimo que aportar para mejorar la calidad de vida de las personas al emplearse en diferentes tipos de terapias de recuperación y, en mi caso, este juego está siendo parte importante de mi proceso de entendimiento y aceptación del trastorno.

Sin embargo, y a pesar de que tengo muchas historias que contar sobre los videojuegos que me han acompañado, ninguno me ha llegado tan profundamente como esta novela visual; esto se debe, simple y llanamente, a la forma tan respetuosa de representar el trastorno: nada de psicópatas, nada de asesinos ni manipuladores que se excusan.

Un juego diferente sobre un trastorno mal entendido

Los autores tienen sus propias ideas, y por supuesto que cada quien es libre de crear los mundos que desee, pero también es cierto que, poco a poco, los creadores van alimentando un espacio que crece con el tiempo y que, a su vez, va influenciando a los espectadores. No digo que toda ficción deba tener obligatoriamente una parte de psicoeducación, pero las historias que se atreven a ser diferentes, que rompen los clichés y que tienen un objetivo más allá que el de entretener con el morbo que generan los trastornos, no se deben quedar enterradas en lo profundo.

Jamás me cansaré de repetir que la representación importa, y con el TID más que nunca. Así como a día de hoy tenemos varios videojuegos que transmiten lo duro que es superar la ansiedad y la depresión, espero con todo mi corazón que por títulos como Who I Am, poco a poco se acabe la constante representación tan dañina que rodea al Trastorno de Identidad Disociativo.

Fuentes consultadas

  • American Psychiatric Association. (2014). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales DSM-5 (5ª. ed.). Editorial Médica Panamericana.
  • Beidel D, Bulik C, Stanley M. (2014). Abnormal psychology. 3rd ed. Upper Saddle River.
  • Organización Mundial de la Salud. Consultado el 3 de abril de 2022.

 

Por YamiGlen

No recuerdo cuando hice mi primer Hadouken, solo sé que luego de eso me apasioné por competir en juegos de lucha. Le entro a un jueguito de cartas que tienen fama de estar poseídas por el Diablo. Exodia... ¡Manifiéstate! También me gusta desgranar juegos tratando de ver un poco más allá del simple acto de ejecutar comandos.

5 1 Vota
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Ricardo Charco

Un artículo muy interesante.

Me ha gustado mucho la explicación sobre el TID y su representación en los videojuegos. Considero que cuando se pretende hacer una representación fuera de los clichés, se consiguen grandes cosas (Siempre recuerdo el caso de Senua en Hellblade) Espero que cada vez sean más los estudios que trabajen con este tipo de material, cuando encuentras un juego de este estilo se agradece.

Lo sumo a mi lista de juegos pendientes.
Gracias por descubrírnoslo.

1
0
¡Dinos lo que piensas, comenta!x
()
x