Jugar a trabajar

Hablamos de títulos «simulator» con mecánicas de farmeo de dinero y nos preguntamos el porqué de jugar a trabajar.

Estuve unos meses viviendo en casa de mi hermana. Ella venía de trabajar y me veía jugando a diferentes títulos en mi Xbox. En una ocasión, me encontró jugando a Sea of Thieves con unos amigos. Me preguntó acerca del juego, arrugó la cara ante mi respuesta y me dijo: «¿Por qué juegas a trabajar?». Era un comentario que creía bastante aleatorio y en su momento no le di muchas vueltas, pero ese comentario volvía cuando le hablaba de otros títulos. «Jugar a trabajar», menudo concepto, ¿verdad?

Luego recordé la cara que puso mi padre, marino mercante, cuando me vio jugando a Port Royale 2 llevando una flota de barcos comerciantes por el Caribe. Mi padre hacía diversas rutas de transporte y se pasaba 9 meses al año en un barco.

Jugar a trabajar: House Flipper

Farmeando dinero

Así que empecé a pensar en ello y en la opinión de mi hermana, y tengo que darle la razón. Ya sea a Stardew Valley o a House Flipper, se trata de juegos que exigen realizar labores cercanas a desempeñar un trabajo. Un constante «farmeo» de dinero y mejoras en equipamiento orientado, a su vez, a seguir farmeando dinero.

Creo que cualquiera que lea estas palabras tiene dos dedos de frente y entiende que, en el caso de Sea of Thieves, se refiere a la consecución de labores repetitivas y al realismo de controlar el barco, para así ganarse la vida en ese mundo de ficción, aunque la piratería marítima siga existiendo en nuestro planeta, por muy absurdo que nos parezca. No obstante, no es asunto de este artículo tratar eso por mucho que a algunos os esté pillando esto de sorpresa.

Hice una lista de juegos que cumplen el lema de «jugar a trabajar», y es bastante extensa, cubriendo casi toda la sección de juegos «simulator» que hay en el mercado. Son, en su mayoría, juegos exitosos que han aparecido en probablemente cualquier canal de Twitch que sigas y tienen un público objetivo abismal. ¿Por qué sucede esto?

Jugar a trabajar: Toy Tinker Simulator

Por qué jugar a trabajar

Me atrevería a asegurar que las tareas repetitivas nos resultan reconfortantes y que las mecánicas de recompensas funcionan. Los videojuegos son muy conductivistas: se premia aquello que el jugador debe hacer y se castiga lo que no interesa que hagan. En los juegos más viejos, el castigo era la muerte y repetir el nivel, mientras que su recompensa era el avance y llegar a un final donde una mujer nos deleita con su presencia. Para el que no se haya dado cuenta, esto define tanto a los Super Mario como a cualquiera de los videojuegos estilo Larry, o incluso la saga Metroid. Y no, no comulgo con esa visión de recompensa.

En este caso, la recompensa es bien clara: dinero. El dinero nos permite adquirir bienes que nos permiten ganar más dinero de forma más eficiente. En el PowerWash Simulator obtenemos mejores boquillas y productos de limpieza, mientras que en el Eurotruck Simulator podemos formar una flota de camiones. Estamos tan hechos a la estructura capitalista de nuestra sociedad, que hasta en nuestro tiempo libre trabajamos. La gran diferencia es que decidimos cuándo emprender esos trabajos y no hay consecuencias en nuestro día a día si los dejamos.

No obstante, esto no es algo nuevo. He estado buscando sobre juegos de simulación, y antes de los 90 ya empezaron a surgir juegos «simulator» que no eran de desempeñar deportes o artes marciales. A pesar de ello, parece que hasta pasado el 2005 no hubo un estallido de juegos de «jugar a trabajar». El primer Farming Simulator es del 2008, por poneros en contexto.

Jugar a trabajar: Eurotruck Simulator

Otros motivos y conclusiones

Por último, me gustaría añadir que, a pesar de las caras que pongan familiares, no pienso alejarme de estos simuladores de vida. Esas tareas repetitivas y esa continua recompensa por mi «trabajo», me parece a veces lo suficiente para seguir disfrutando de los videojuegos.

Estuve revisando artículos, y todos meten en el mismo saco los juegos de simulación, tanto estos simuladores de trabajo como simuladores de deporte o juegos estratégicos. También se suelen tratar los «simuladores sociales» como Los Sims, explicando que nos permiten vivir otras vidas.

Se destaca también el poder desempeñar otros roles y la cantidad de tareas a resolver, pero no suelen tratar esto de forma más profunda. Tampoco creo que yo lo haga en este texto, solo planto una semilla. Y vosotros, ¿qué motivos tenéis para «jugar a trabajar»?

Referencias y artículos relacionados:

 

5 1 Vota
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

1
0
¡Dinos lo que piensas, comenta!x