Los juegos de granjas son mejores en 2D (y de esta burra no me bajo)

La tosquedad y torpeza de los últimos juegos me llevan a afirmar que los juegos de granjas son mejores en 2D.

Me gustan los juegos de granjas y me encanta Stardew Valley. Aprecio mucho los juegos que añaden la posibilidad de plantar, regar y cultivar, en general. Era lo que me hacía encender la consola diariamente para recoger plantar bayas, en Pokémon Edición Rubí, cuando era una cría. Así que es normal que me siga gustando el preocuparme por cultivos y frutos virtuales, a día de hoy. También apoya mi postura de que son mejores los juegos de granjas en 2D.

Desgraciadamente, existe alguna corriente en videojuegos que lleva a desarrolladores a pensar que mejorar Stardew Valley implica añadirle una nueva dimensión. Creo que a día de hoy tenemos bastante superado este tema; Metroidvanias como Ori nos demuestran una vez la superioridad del 2D en su género. Me gusta creer que esa dimensión añadida es un intento pobre para diferenciarse de Stardew Valley, que es la referencia absoluta en el género, destronando a los Harvest Moon.

Si tomas todo lo que hay en dicho juego, incluyendo la parte de regalar objetos para mejorar la amistad, sería muy evidente la referencia tomada, ¿verdad? Pues toma una dimensión más y métele dinosaurios.

Son mejores los juegos de granjas en 2D

No está mal inspirarse

Es curioso porque Stardew Valley no oculta su inspiración en Harvest Moon. Despunta en todos los sentidos respecto a él, tanto en la parte jugable y en mecánicas, pero es que además añade un escenario con personajes con personalidad y carisma propios.

Continuando con el tema a tratar, cabe indicar que no tengo ningún problema con gráficos 3D en absoluto, no soy esa clase de jugadora nostálgica que se baña en cartuchos de NES diariamente y excentricidades absurdas. Mi problema reside en que la supuesta mejora gráfica perjudica, en la gran parte de veces, la jugabilidad de estos juegos.

Sin entrar en tecnicismos, los juegos 2D dividen la pantalla en cuadros, unas unidades mínimas de tamaño. Los cultivos ocupan una cantidad de ellos, siendo en Stardew Valley un cuadradito. Interactuar con este trozo de terreno es sencillo y posee cuatro posiciones que permiten hacerlo (arriba, abajo, izquierda y derecha), si nos colocamos cerca, nos permite seleccionar ese cuadrado concreto con la herramienta a usar. Sencillo, rápido y práctico.

Son mejores los juegos de granjas en 2D

La tercera dimensión

Introduce ahora una nueva dimensión en la ecuación… ¡Y todo son cubos! Tomemos ahora como ejemplo Disney Dreamlight Valley que incluye las herramientas del Stardew Valley. Plantar, regar y cosechar se hace más torpe. En este juego hay que mover una cámara, mover al personaje y utilizar la herramienta en el punto concreto que queremos cultivar. ¿Cuánto tiempo se tarda en plantar la misma cantidad de cultivos que en Stardew Valley? No lo he cronometrado, no estoy loca; pero en mi cabeza los puedo comparar y vaya, hasta me mareo.

Esta dimensión no es siquiera que añada nada nuevo en los cultivos. No hay una concepción de cultivos o plantaciones más verticales que exijan realizar cuidado especial en raíz, tronco y copa de árboles, por ejemplo. Si no que siempre incluso hay que bajar la cámara. Por el motivo que sea, ni siquiera emplean cámaras más estáticas o fijas que sí da buenos resultados (como en Animal Crossing), que hacen que la tercera dimensión no sea un engorro para la jugabilidad.

Son mejores los juegos de granjas en 2D

Mi reciente experiencia con Paleo Pines

Siguiendo mi broma de añadir dinosaurios a un juego de granjas, lo cierto es que es algo real. Pude probar recientemente Paleo Pines, juego que esperaba con mucho cariño por lo adorable que se ve. No obstante, la “monosidad” de los dinosaurios no puede ocultar que, en la demo, se evidenciaran problemas graves en los controles, especialmente en lo que respecta a plantar. La sensación era tosca, era como jugar con una especial torpeza.

El escoger herramienta y cultivos ya era engorroso por cómo se accede al menú, pero es que plantar es una experiencia: incluye el llenar la regadera, obligándote a cambiar la cámara, buscar el lago (más bien charca) y llenarla. No hay nada diferente a cómo se hace en Stardew Valley, pero se hace doblemente costoso y es exponencial si queremos manejar la cantidad de cultivos como hacemos en el juego de Eric Barone.

Conclusión

Esta torpeza de controles y en la gestión de granjas me lleva continuamente a un pensamiento, un tanto tóxico, sobre estos juegos. Creo que muchos de ellos se crean con mecánicas de gestión de granja en un intento de que sea su principal reclamo, siguiendo una moda que capta a cada vez más jugadores. Pero a la vez perjudica la imagen de este género haciendo juegos aburridos y tediosos. A mí al menos me está empezando a hartar el probar juegos, que siempre me han gustado, con esas mecánicas.

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

1
0
¡Dinos lo que piensas, comenta!x