Impresiones de Spear Song

spear song

El género que impulsó The Banner Saga vuelve a ser comidilla con Spear Song. Un RTS curioso que apunta maneras.

Parece que hoy en día todo videojuego que salta a la palestra debe tener elementos rogue-lite o no mola. Supongo que es lo que pensaron los chicos de Spear Song, un T-RTS que nos suelta en un mapa carcomido por la guerra donde deberemos ir avanzando tratando de sobrevivir con nuestra lista de personajes nórdicos. Hemos podido darle y tendido a su versión de demostración para hablaros un poco de lo que nos ha parecido, pues esta obra de Divovision Games quiere hacerse un hueco en un género que no está en sus mejores momentos.

Folclore eslavo para meterte en vena

Spear Song nos sumerge en un mundo lleno de magia y leyendas, inspirado en el rico folclore y los cuentos de hadas eslavos. La premisa del juego no puedo decir que no sea llamativa: caballeros eslavos antiguos enfrentándose al mal en combates tácticos por turnos. Esta propuesta, la cual promete una experiencia envolvente y desafiante, creo que sabe capturar, de aquella manera, la esencia de los RTS por turnos más puros, como Final Fantasy Tactics.

Lo primero que llama la atención es, obviamente, su despliegue visual. Sus gráficos coloridos y estilizados, se nota que están claramente influenciados por el arte folclórico eslavo. Esta elección estética no es algo que se haya escogido al azar, pues casa con todos los puntos que toca el videojuego. Además, no solo hace que el juego sea visualmente atractivo, sino que también sirve de motor para que los jugadores conecten con su reino de fantasía vibrante, donde he podido comprobar detallitos muy dignos que han sabido contribuir para una inmersión acertada en este mundo mágico. Esto también se enfatiza en los villanos, inspirados en figuras auténticas del folclore eslavo, los cuales añaden una capa de autenticidad y riqueza cultural al juego.

Por otro lado, la historia del juego me ha parecido intrigante hasta donde he jugado: espíritus malignos han invadido el reino, tenemos desde ghouls vagando por los campos hasta un gigantesco dragón de tres cabezas reduciendo a cenizas los poblados circundantes. Vemos a distintos caballeros, partiendo desde desde la capital o luchando incansablemente en los campos para liberar las tierras de estas criaturas malvadas. Sin embargo, la historia, hasta donde he jugado, se esfuerza en que seamos conscientes de que todas las cruzadas anteriores acabaron en fracaso, recayendo ahora el destino del reino en nuestras manos. La pregunta es: ¿seremos capaces de derrotar a los enemigos del reino y no sucumbir a las hordas de monstruos?

En las fases de despliegue debemos escoger la posición de los personajes. Como es menester, los tanques deben ir delante para salvaguardar a los más débiles, centrados en la curación, hechizos y ataques a distancia.

Batallas tácticas cargadas de opciones pero muy inclementes

Entre los aspectos que más destacaría del juego, tenemos una jugabilidad táctica basada en la combinación de habilidades de las unidades y la manipulación de la posición del enemigo en el campo de batalla. Este enfoque estratégico, es innegable que ofrece profundidad y variedad, permitiendo a los jugadores experimentar con diferentes tácticas y formaciones en cada combate. Además, cada intento de salvar el reino es una nueva aventura generada aleatoriamente, como es menester siendo un rogue-lite, lo que garantiza que no haya dos partidas iguales y nos mantiene la experiencia fresca y emocionante.

La progresión de los personajes es otro punto fuerte de Spear Song. Cada caballero tiene habilidades únicas y oportunidades para hacer sinergias que pueden cambiar el curso de una batalla. Esto añade una capa adicional de estrategia al juego, ya que los jugadores deben considerar cuidadosamente cómo mejorar y utilizar a sus guerreros. Sin embargo, no es todo nata sobre la tarta: los guerreros muertos se quedan muertos para siempre. Si pierdes, tendrás que empezar de nuevo con un nuevo escuadrón como si de un XCOM o Darkest Dungeon se tratase, lo que añade un nivel de desafío y tensión a cada enfrentamiento bastante interesante.

Es más, los combates no son para tomárselos a broma: nuestros personajes no es que tengan demasiada salud, y cada movimiento en falso puede ser nuestra perdición. Además, hay que tener en cuenta que no podemos recuperarnos tras cada combate a no ser que volvamos a un centro neurálgico y paguemos dinero para tratar nuestras heridas. Eso sí, podemos comprar pociones y hechizos para curarnos sin necesidad de desplazarnos tanto, pero no podemos cargar con demasiados, haciendo que no sea una opción a tener muy en cuenta.

En el mapa, ademas de decidir que ruta tomaremos como si de un tablero se tratase, podremos escudriñar la narrativa de su mundo recogiendo cartas o atendiendo a las palabras del narrador.

Impresiones de Spear Song – No está mal, pero esperábamos más

Spear Song tiene pinta de que adulará a los menos intransigentes dentro del género T-RPG. Cimentarlo en la exploración rogue-lite no lo veo mal pero sí es cierto que me falta algo, igual es que le falta explotar más esa ambientación eslava tan guapa que nos lleva o que las batallas se sientan más fluidas, pese a que en el componente estratégico considero que se desenvuelve muy bien. Sea como sea, esto es una demo y hasta octubre aun queda tiempo y margen de mejora.

En resumen, puedo deciros que Spear Song tiene visos de contentar a los amantes de los juegos tácticos y su folclore eslavo hace méritos para ello. Su toque visual tan cartoon le sienta bien, presenta una jugabilidad estratégica profunda y una narrativa a la que le echaría una par de vueltas más. No negaré que promete horas de diversión y desafíos para los que sepan abrazar su propuesta con los brazos abiertos.

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
¡Dinos lo que piensas, comenta!x