Análisis de Guardians of Holme. Cartas, fantasía y naciones que defender.

Los Tower Defense nunca pasan de moda. Te contamos en este análisis de Guardians of Holme si está a la altura de la competencia.

Los mazos de cartas y el género Tower Defense suelen ir muy de la mano. Hablamos de una combinación casi siempre ganadora que nos deja experiencias muy adictivas y gratificantes. ¿Será el caso del juego que hoy te destripamos en Orgullogamers? Ahora profundizamos en él con nuestro análisis de Guardians of Holme.

Tower Defense: un género de nicho que surgió casi por accidente

Echando la vista a atrás, muy atrás, recuerdo aquellas tardes que se me esfumaban entre los dedos jugando a Defense Of The Ancients (DOTA), el popular mapa hecho por la comunidad de Warcraft III donde pudimos experimentar el primer intento del género MOBA. No en vano, muchos años mas tarde Valve compraría la idea y nos traería su popular DOTA 2, siendo de los juegos más exitosos de la compañía. Pero esto no sería así en la actualidad si no fuese por lo que germinó con la expansión Frozen Throne del citado juego de Blizzard, donde en el exilio de los Elfos de Sangre tuvimos que jugar una suerte de defensa de torres, colocando distintas estructuras ofensivas para acabar con las hordas enemigas que querían subyugar a la población.

Esa idea primigenia al MOBA pudo hacerse un hueco en la historia del medio dejándonos grandes exponentes por el camino. Uno de ellos es Kingdom Rush, mi franquicia del género favorita, quién supo aunar la parodia con un fructífero sistema de evolución de torres y unidades, creando así una trayectoria de juegos que sigue vendiendo como churros en el día presente.

Si he citado a Kingdom Rush es porque considero que la influencia que ha sentado para este Guardians of Holme es innegable. Su sistema de mejora está presente en casi todas las mecánicas de la obra de MossTech Studio, siendo un juego altamente personalizable y dependiente de las decisiones del jugador, lo que es, sin lugar a dudas, uno de sus baluartes más robustos de cara a vendernos la experiencia.

Guardians of Holme
Como todo Tower Defense que se precie, funciona por oleadas que deberemos resistir antes de que lleguen a su destino.

Sufre y aprende, este es el camino

Guardians of Holme es ambicioso por naturaleza. En lugar de quedarse sentado ofreciéndonos una experiencia Tower Defense clásica, ha decidido tirar la casa por la ventana y sumar para sí un montón de ideas que han sabido llegar a un punto en común: hacer que te quedes pegado a la silla horas y horas. Algunas de estas ideas son la posibilidad de llevar un héroe que dictamine nuestro propio mazo y habilidades especiales, el desarrollo procedimental de las campañas y el que la experiencia sea un roguelike donde se va sumando el peso de nuestras decisiones hasta alcanzar el éxito o la derrota fulminante.

En ese aspecto, Guardians of Holme es un juego bastante duro que no se apiada de los neófitos en el género (aunque para expertos como en mi caso, es bastante placentero). Errar en los mazos, tomar decisiones precipitadas (como adelantar hordas para conseguir bonus de recursos) o no colocar bien las trampas y habilidades en el escenario tienen consecuencias fatales, al punto de dinamitar las campañas obligándonos a empezar de cero otra vez.

Sin embargo, lo jugado no es solo materia aprendida para el futuro: recibiremos experiencia y recursos para nuestro héroe y mejoras para el mazo de cartas que nos allanará el terreno en las siguientes iteraciones.

Guardians of Holme
En la tienda podremos invertir el oro ganado para ampliar nuestro mazo de cartas.

Que no entre un vil orco en mi casa

En lo práctico, Guardians of Holme nos dispone de una baraja de cartas, la cual está conformada por trampas. En los escenarios, nuestra tarea consiste en ir colocando cada carta (trampa) en los cuadrados (tiles) donde se marque la ruta de las hordas de enemigos que acudirán una vez terminemos nuestros preparativos. Al inicio serán desafíos sencillos con rutas fáciles de bloquear con trampas. Las mismas, además, podremos mejorarlas con los recursos que vayamos ganando de ir derrotando enemigos, siendo cada vez más mortíferas y eficaces.

Una vez concluyan las hordas, habremos tenido éxito y pasaremos al mapa de la campaña. Aquí podremos escoger entre diferentes rutas, pudiendo descansar para recuperar salud de nuestro héroe, pasar por una forja para subir de nivel las cartas, conseguir cartas nuevas e incluso habilidades especiales para el héroe, tales como la posibilidad de invocar lluvias de flechas en todo el escenario. No obstante, escoger una ruta invalida la no escogida, por lo que es importante tomar la que mejor nos convenga según la situación.

Existen niveles que son combates contra jefes. Estos son los más complicados con diferencia, llenándonos de imprevistos que nos harán sufrir de lo lindo. Por ejemplo, el primer jefe que me tocó me dio tremenda somanta de palos debido a que empezó a crear nuevas líneas de ataque con sus tropas, siendo yo incapaz de frenarlas todas y destruyéndome toda la salud del héroe en el proceso. Así pues, aunque el juego pueda engañarnos de entrada creyendo que todo será muy mecánico, puede sorprendernos cuando menos lo esperamos. Sobre todo obligándonos a estar pendientes de cualquier cambio. Adaptarse es imperativo en estos combates especiales, por lo que toca armarse de paciencia y no cabrearse.

En determinados momentos tendremos que tomar una decisión en base a la historia, lo cual puede beneficiarnos o fastidiarnos. Ser sabios también es imperativo.

Análisis de Guardians of Holme - Reto, carta y dominancia

Guardians of Holme me ha parecido una experiencia muy completa y una sorpresa. He jugado a muchos Tower Defense y pocos más duros me he encontrado como este, siendo capaz de aunar con celeridad un género inclemente como es el rogue like con la defensa contra hordas. Si bien no es el primero en fusionar estos dos géneros, considero que Guardians of Holme es el más fresco, introduciendo con inteligencia mecánicas de evolución y aleatoriedad que hacen de la experiencia una inversión de tiempo maravillosa.

Es cierto que lo considero demasiado difícil para la gente que no sea ducha en el género. Por ello, lo tildaría incluso de injusto, pues cualquier error inocente por desconocimiento nos hará empezar de cero la partida. No obstante, si te dejas atrapar y eres paciente, tienes aquí una buena bolsa de horas condensadas en un título humilde pero seguro de sus fortalezas.

Visto esto, califico a Guardians of Holme con 3 birras sobre 5.

Hemos podido reseñar Guardians of Holme gracias a un código ofrecido por Best Visions.

5 1 Vota
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
1 Comment
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Ricardo Charco

Me has convencido con la reseña, unos puntos fuertes muy sólidos. Aunque con tu recomendación, siendo que no tengo mucha experiencia en los Tower Defense, no sé si jugarlo 😅 Igual me conformo viendo algunos gameplays…que ya sé como acaba si no.

1
0
¡Dinos lo que piensas, comenta!x