impresiones de Vulcaonids

¿Cómo podemos hacer para sobrevivir durante una erupción? Con estas impresiones de Vulcanoids intentaremos arrojar algunas respuestas.

Con la tragedia de La Palma se ha puesto de moda la temática de los volcanes. Películas, series, cómics… Hasta videojuegos que tratan de volcanes están experimentando un aumento de su consumo en nuestras tierras. Por ende, he visto oportuno traeros mis impresiones de Vulcanoids, un curioso juego de supervivencia que nos pondrá a trabajar contrarreloj contra la fuerza implacable de un volcán.

Mezclando estética steampunk, mecánicas de supervivencia vistas en Rust y una progresión muy equilibrada, Vulcanoids busca hacerse un hueco en nuestra biblioteca de survivals. Veamos si realmente vale la pena.

De taladradora a tuneladora y tiro porque me perfora

Vulcanoids nos expone ante un problema severo: lidiar con todo un proyecto de explotación de recursos mientras un volcán da indicios de enfadarse. Estamos en una isla repleta de poblaciones, fuentes minerales y muchos misterios que descubrir, mientras nos preparamos en nuestro refugio seguro. Os hablo del submarino, la única zona donde estaremos a salvo del volcán y donde podremos empezar a trazar nuestros planes de supervivencia.

Claro está, la cosa no iba ser tan sencilla como disponer de dicho vehículo cuando queramos. El mismo ni tan siquiera nos pertenece, sino que seremos un grumete al que le tocará la faena de irse a tierra y explorar, mientras nuestro capitán se pega la vida padre en su cabina. Por suerte, no lo haremos con las manos vacías, no. Seremos agasajados con algunos artilugios y herramientas que nos permitirán instalarnos de forma rápida. Estos pueden ser un pico para extraer materiales, una pistola (con apenas munición) o la posibilidad de convocar nuestra propia tuneladora.

Esta máquina es capital, pues nos permitirá escondernos bajo tierra cuando la erupción se ponga peliaguda y nos transportará a otras partes de la isla que estén más calmadas. Aun con todo, cuando la montaña decida explotar, no habrá sitio donde resguardarse.

impresiones de Vulcaonids

Descubriendo vestigios de civilizaciones que han desparecido recientemente

En concreto, tendremos cerca de media hora para lidiar con cada uno de los escenarios antes de que todo «se vaya a la verga». ¿Lo bueno? Que todos los avances que consigamos hasta el momento se salvarán si conseguimos resguardarnos en la tuneladora en el momento justo. La misma puede viajar bajo tierra, siguiendo una serie de túneles en un intrincado minijuego. Hay que tener cuidado aquí, pues habrá sorpresas desagradables que pueden dejar nuestra tuneladora para el desguace.

Ya en tierra, tendremos que vigilarnos las espaldas en los poblados, pues los mismos no estarán desiertos, a nuestra desgracia. Aunque no haya rastro de humanidad, quedaron robots y droides destartalados que atacarán a cualquier cosa que se mueva. Según la parte de la isla y la dificultad en la que juguemos, pueden ser más o menos tocapelotas; no obstante, son una buena fuente de «loot» para materiales electrónicos y munición.

Siguiendo en nuestro afán de mineros acreditados, podremos echarle el pico a casi cualquier formación rocosa o natural que veamos. Habrá muchos materiales que recolectar para después invertir en nuevas herramientas y mejoras, que nos permitan explorar más a fondo la isla. Obviamente, el objetivo primordial es pertrechar la tuneladora para que aguante las inclemencias de cada zona. Ametralladoras automáticas, placas de protección, campos de energía… Tan solo son unos pocos ejemplos de la variedad de mejoras que podremos fabricarle. Incluso se nos permitirá ir aumentándole el tamaño hasta convertirla (la tuneladora) en una serpiente de acero.

Steampunk como forma de vida y de entender el mundo

Puede que guste más o menos, pero estamos seguros que optar por una ambientación steampunk es una idea arriesgada. Esta corriente, originada en los años 80 por K.W. Jeter, se agarra a futuros distópicos donde la sociedad se quedó anclada en el siglo XIX. En ellos se hace gala de tecnologías imposibles gracias a la revolución del vapor. En el caso que nos ocupa, Vulcanoids absorbe tanto la esencia steampunk que parece sacado de un libro propio de la época.

El predominio de los colores amarillentos y ocres se entrelaza con el óxido del metal y el bronce, dando lugar a estampas fascinantes (aunque no sorprendentes si venimos de meternos juegos como Bioshock en vena). Aun así, su apuesta por los entornos 3D, de la mano de Unreal Engine 4, nos deja recorrer la isla con total aceptación de nuestras retinas y ordenadores. Sí, la optimización también es algo para descorchar el champán por los buenos resultados que da en equipos de gama baja y media, manteniendo un mínimo de 60 frames por segundo estables a 1080p sin problemas.

Y esto es una proeza digna de elogio, pues estamos ante un early acces, lo que nos confirma que el juego sigue en desarrollo y, en estos temas, sería fácil que estuviese en paños menores. Las opciones gráficas a configurar son cuantiosas y nos permiten moldear el programa a muchos setups diferentes.

impresiones de Vulcaonids

Arrasar máquinas con amigos, la mejor forma de arrasar máquinas

Uno de los puntos más atractivos de Vulcanoids reside en su forma de plantear el juego en cooperativo. Junto a varios amigos, podremos sobrevivir al desdén de la isla y avanzar mucho más rápido en nuestros descubrimientos. Si la vertiente más de supervivencia, como es el hacer acopio de materiales para después construir, no es lo nuestro, jugando en cooperativo podremos avanzar de forma acelerada hasta llegar al «late game»; una parte que puede que sea más interesante para ciertos perfiles de jugadores: las guerras.

Aquí tendremos que tener nuestra tuneladora más preparada que un tanque del imperio de Star Wars. Cientos de máquinas de vapor asesinas se lanzarán contra nosotros en una vorágine de odio y desesperación. Nuestro es el menester de defendernos y darles una guerra sin cuartel donde sacar a relucir el mejor de nuestros armamentos, las defensas de la tuneladora y ciertas herramientas que son un puro gozo jugable: los mecas.

Es sorprendente lo bien trasladada que está la experiencia de manejar una máquina de este calibre. A voz de pronto, juraría que es de los juegos que mejor lo hacen, y eso que no hablamos de un elemento capital en su propuesta. Además, la aplicación de la simbología en ellos es tan poderosa (los taladros) que los más fanáticos de Tengen Toppa Gurren-Lagann van a encontrar aquí una adición peor que el azúcar para una hormiga.

Terminator conoce a Volcano, ese es el resumen de mis impresiones de Vulcanoids

Lo que empieza siendo una mera experiencia de supervivencia, con los huevos como corbata al ver un volcán metiéndonos prisa, se acaba tornando en una guerra que haría temblar el conflicto de Matrix. Pese a ser una build de un juego en desarrollo, Vulcanoids, ahora mismo, es tan disfrutable como cualquier juego completo. Realmente creo que ofrece un equilibrio digno entre mecánicas de supervivencia, construcción y acción, atrapándote con sus misiones en caso de que no nos mole eso de investigar a nuestro libre albedrío.

Su forma de plantear el juego cooperativo potencia muchísimo las partes de gestión, haciéndolas más livianas, y supone todo un subidón de adrenalina en las guerras contra las máquinas. Si a todo esto le contamos su cobertura gráfica potente, tenemos aquí un survival interesante, tenso y con mucho tiempo de juego por delante en caso de que nos atrape.

 

Por Marcos Casal

Director de Orgullogamers y el terror del SEO. Me flipan los JRPG, los Hack & Slash y los juegos con historias inusuales de esas que te dejan roto por dentro. Me encargo de que Orgullogamers no se hunda poniendo parches de cinta adhesiva.

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
¡Dinos lo que piensas, comenta!x
()
x