Análisis de Alan Wake Remastered

La sombra del escritor detrás de la novela. Hoy os presentamos nuestro análisis de Alan Wake Remastered.

El pasado mes de octubre tuvo lugar el lanzamiento de Alan Wake Remastered, del cual os traigo el análisis aquí, en Orgullogamers. Ajeno al juego, pues no disfruté del título lanzado en 2010 para Xbox y PC, ni siquiera me interesé en él. Es más, fue un conocido quién me habló por primera vez de este: “¿Has leído algo sobre Alan Wake? Yo tengo ganas de jugarlo, ya que cuando salió, hace años, me quedé con las ganas por no tener dónde jugarlo”. Como la oscuridad se abre paso en cada recoveco de la ciudad al caer la noche, el nombre del gran escritor de éxito había germinado en mi mente. Para mi sorpresa, parecía ser de las pocas personas que no lo jugó en su momento; las redes sociales y los medios sobre videojuegos empezaron a llenar titulares con el lanzamiento.

En mi cabeza tan solo resonaba una pregunta: ¿Quién diantres era Alan Wake? Recopilé cada artículo que encontré por internet y leí sobre el juego. Me interesaba conocer algo sobre la trama, las mecánicas y sobre todo saber quién era Alan Wake. Después de empaparme sobre el tema, lo dejé apartado y me puse a mis cosas. Pero, como si de algo escrito en el pergamino del destino se tratase, la cosa no quedó ahí. Toda la publicidad que ofertaba internet tenía que ver con ese maldito juego y ese escritor de fama. Entregado al destino, compré el videojuego, decidido a cerrar mi historia con el señor Wake.

Luz, cámara, start. Se juega la serie; se mira el videojuego

Encarnaremos al propio Alan Wake, un escritor de novelas de terror de fama mundial que se ha visto sobrepasado por la necesidad de seguir creando obras literarias de éxito. Con un bloqueo creativo que está empezando a costarle su salud mental y su relación sentimental, decide abandonar el bullicio de la gran ciudad para visitar Bright Falls, un pequeño pueblo en el que nunca pasa nada, rodeado por la naturaleza e ideal para desconectar de su ajetreada vida. Su descanso no durará mucho, ya que justo después de instalarse deberá hacer frente a la desaparición de su mujer. Empeñado en que algo se oculta en las sobras, armado con una linterna y un revolver, se adentrará en la desolación nocturna del bosque para averiguar qué está pasando.

Alan Wake Remastered nos brinda una genialidad en cuanto a presentación del videojuego se refiere. Dividido en seis episodios, cada uno de los capítulos del juego vendrá a ser el equivalente a un episodio televisivo. Todos los capítulos comenzarán con una pequeña recapitulación, al más puro estilo “En el anterior episodio de Alan Wake…”, en cuyas cinemáticas se aunarán los momentos clave que aportan información crucial a la trama.

Para broche, todos terminarán con la melodía de la “serie”. Este aspecto nos ayudará a recapitular lo jugado hasta el momento. En mi opinión resulta útil si eres algo olvidadizo, como es mi caso, ya que, debido a toda la información que vamos absorbiendo durante la partida, algunas veces cuesta situar a ciertos personajes en la trama. Este remaster unifica en una única entrega el juego básico, que consta de los seis episodios principales y sus dos DLC: La señal y El Escritor, considerados, cada uno de ellos, como episodios únicos especiales.

La luz contra la oscuridad, el monstruo interior contra el ser humano

Un manuscrito redactado por el propio Wake, quien no recordará haberlo escrito, dará el pistoletazo de salida a una historia que baila entre lo sobrenatural y la locura del escritor. Iremos recolectando páginas de dicho manuscrito, en las cuales leeremos acontecimientos algunas veces ya ocurridos, y otros que acabarán ocurriendo sin poder ser evitados. La presión social, la ansiedad y un sentimiento de fracaso personal serán el coctel perfecto para crear una trama como telón de fondo, presente durante toda la aventura, que nos hará plantearnos en más de una ocasión si Alan Wake está todo lo cuerdo que cabría esperar o, por el contrario, su mente imaginativa y perturbada por la situación es la que está viviendo una realidad alternativa. Una eterna batalla entre la luz y la oscuridad, entre fuerzas oscuras ancestrales y el poder de la luz.

Todo esto se verá transportado a mecánica jugable. Bajo la luz, nuestro personaje siempre estará protegido, pero en la oscuridad podremos morir. Este planteamiento, para nada novedoso, dará como resultado una interesante mecánica de investigación. Amparados únicamente con el rayo de luz que emite nuestra linterna de mano, debemos explorar hectáreas de oscuridad y bosque a merced de lo que habita en las sombras. La oscuridad acabará por poseerlo todo. Aquellas personas «infectadas» intentarán acabar con el escritor, y la tenue luz de la linterna es todo lo que tenemos para debilitar a las sombras. Una dulce metáfora que intenta hacernos ver que, pese a la inmensidad de la oscuridad que pueda asolar nuestra vida, un mínimo rayo de luz puede hacer mella en las tinieblas.

Análisis de Alan Wake Remastered - Bosque

Jugabilidad e historia

Aquí trataremos los dos puntos más importantes en relación al juego: por un lado, en cuanto al apartado gráfico se ha conseguido un buen lavado de cara, ya que hablamos de un juego que tiene más de 11 años y ha conseguido funcionar a 4K nativos y 60 fps siendo los entornos rurales de lo mejor de la entrega. No obstante, para mí es de lo más negativo del juego; no en balde se nota que es hijo de una década anterior, y es que encontraremos ciertas expresiones faciales robóticas y un tanto desfasadas. También me gustaría remarcar otro aspecto negativo fruto de la época del juego: la cámara, a veces algo torpe, también nos jugará alguna que otra mala pasada en momentos de tensión, haciendo que nos quedemos trabados y nos maten.

Por contra, el apartado sonoro acompaña muy bien a la atmosfera del videojuego. Con un sonido envolvente y que se adapta al movimiento del personaje, mejora sin duda alguna la experiencia cuando algo nos persigue en el bosque e intenta despistarnos, moviéndose alrededor, para darnos caza. Nos veremos intentando descubrir desde dónde viene el peligro tan solo guiándonos por el sonido. Junto a la espectacular banda sonora, será cuestión de segundos vernos crispados por la tensión del encuentro.

Pertrecharnos de munición y otros objetos que nos ayudarán a luchar contra las sombras será una mecánica que se de cada poco tiempo. El camino está siempre lleno y, si exploras lugares abandonados, la recompensa es siempre ir “sobre equipado”. El juego en muy pocos momentos penaliza dejándote con poca munición frente a la adversidad. De hecho, su toque radica en tener suficiente de todo y saber gestionar bien las recargas de munición, los tiempos de duración y activación de las bengalas y bombas lumínicas. Esto es lo que generará verdadera tensión en los combates. Mantener la mente fría y ser un buen gestor de los tiempos será crucial para salir victorioso de los encuentros.

Por último, donde más brilla el juego es en la historia que nos presenta. Mediante una superestructura, que se vertebra en tres puntos de vista, conoceremos todo el lore del juego. El primer punto de vista, la información más “pasiva” y que a su vez deberá ser la que se busque de forma más activa por el jugador, será la historia de Bright Falls, contada mediante carteles y paneles informativos, así como un programa de radio y de televisión que podremos ir escuchando. También lo veremos en los periféricos que vayamos encontrando durante la aventura. Otro punto de vista será la historia escrita en los manuscritos que, a su vez, será la que iremos jugando durante la partida. Por último, los pensamientos y comentarios en voz alta de Wake acabarán de dar el toque a la narrativa que impera en el juego.

Un bonus extra: únicamente la luz de nuestra linterna revelará algunos mensajes secretos; mensajes que si bien nos advierten sobre la existencia y peligro en las sombras, no aportan nada nuevo a la historia.

Análisis de Alan Wake Remastered - Carátula

Conclusiones y valoración

Una remasterización que ha conseguido con creces volver a poner en el punto de mira un gran videojuego que, a diferencia de su antecesor, puede ser disfrutado en diversas plataformas. Un juego que si bien se ajusta en su apartado gráfico, sin llegar a ser una gran revolución, sigue triunfando en la narrativa. Personajes bien construidos, un lugar, Bright Falls, que tardaremos en olvidar y una historia que nos acompañará durante mucho tiempo en la oscuridad de la noche.

Por Ricardo Charco

Entré en el mundo de los videojuegos por sus sprites y me quedé por la narrativa. Si quieres jugar un multijugador cooperativo soy la persona idónea.

5 1 Vota
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
¡Dinos lo que piensas, comenta!x
()
x