Desde el estreno de la primera entrega en 2007 de Ubisoft,
Assassin’s Creed (El Credo del Asesino), podemos considerar toda producción
digital de videojuegos con carácter religioso como un extraño tabú. Nadie sabe
exactamente en que consiste, pero sin embargo todos saben que existe.
Así mismo, las cuestiones religiosas como temáticas dentro
del argumento principal de la historia de un videojuego son fundamentales. Ya
que no solamente se añade un tipo  de
realismo, sino la similitud de saber algo con lo que uno se puede identificar.



Uno de los videojuegos que acapara muy bien el tema
religioso, es Dante’s Inferno, con un estilo de juego en tercera persona muy al
estilo de God Of War, donde este nos lleva a través de la vida de un guerrero
medieval que se enfrenta con sus propios demonios y finalmente salva a su
querida esposa raptada por Lucifer.

Estrenado en 2010, EA quisó con esta epopeya
católica, rivalizar con God Of War 3

 Sin embargo, este videojuego palma de manera casi literal el
poema de la Divina Comedia, escrito por Dante Alighieri, que se desarrolla de
manera general en los nueve círculos del Infierno descritos en el libro del
italiano, donde son un total de nueve, que mientras más avanza en número, más
grave se convierte la pena:

  1)      Limbo:
Donde se encuentran niños no bautizados, y personas inocentes, pero con falta
de fe. Los espíritus no son torturados en este círculo.
  2)      Lujuria:
Sufren los que pecaron de actos y pensamientos carnales, donde sufren
constantemente a manos de un tornado gigante.
  3)      Gula: Donde
sufren los glotones, aquellos que comen sin tener hambre alguna, y donde son
torturados con una insaciabilidad horrenda.
  4)      Avaricia:
Llegan aquellos que gastaron el dinero en cosas innecesarias o  tenían el defecto de ser muy avaros. Eran
castigados  con cargar enormes bolsas de
dinero a la espalda.
  5)      Ira y Pereza:
Son sofocados en el rio Estigia, los perezosos y los que no saben contener su
enojo.
   6)   Herejía:
Los que no creyeron en Dios o su iglesia sufren calcinados por una flama
eterna.
   7)   Violencia:
Aquí padecen de mutilaciones repetidas aquellos que hirieron a otros con actos
violentos.
   8)   Fraude: Son
afligidos por golpe, o mordidas de serpiente en este octavo círculo los que
engañaron de una manera u otra a algún individuo.
   9)  Finalmente,lo más grave es la traición donde el único castigo es ser devorado por el mismo
Lucifer.
      Este título no solamente incluye referencias íntimamente
relacionadas con el tópico de la religión cristiano-católica, sino que hace a
escala uno de los poemas considerados más importantes en la historia de la
literatura universal.

Los 9 pisos del infierno según el poeta y escritor italiano Dante Alighieri


Sin embargo, tres años antes de la salida de Dante’s Inferno,
salió el ya mencionado Assassin’s Creed, que nos lleva a una época post medieval
en los ojos de Altair, un caballero que realiza distintas tareas para la
ficticia, orden de los asesinos, que con un inolvidable aviso de Ubisoft
alegando que todo el guion había sido elaborado por “Un equipo multiétnico de
varias creencias religiosas”.
Que también llega a tener de alguna manera referencias
históricas no tan verídicas, ya que en el transcurso del argumento principal podemos
observar a Caballeros Templarios, Obispos, Sacerdotes y caballeros Cruzados
realizando crueles asesinatos.

A diferencia de otros géneros, Assassins’s Creed se centra más en el sigílo
y discreción al realizar los homicidios.

Yo lo catalogo como un marco teórico fundamentalista, gracias
a la fama que se ha creado la Iglesia desde la Edad Media. Una época en la cual
el castrar era un castigo habitual para los esclavos que robaban, recibiendo
también cuantiosos latigazos y las correspondientes torturas. La tortura era
considerada como un sádico espectáculo para el pueblo quien acudía en masa a
contemplar el tormento público.

También el videojuego producido por Bethesda Softworks, The
Elder Scrolls V: Skyrim, de manera fantástica representaba la ideología
católica, y su parte satánica también. Donde en el desarrollo de esta entrega
estrenada en el 2011, podemos presenciar ejecuciones, horcas y hogueras dando
la referencia total de que estas prácticas son culpa de la principal
institución religiosa.

«Solo los justos no se  quemaban»,
pintura de Andrea del Sarto (Florencia, Museo de los oficios)
No obstante, gracias a
que en la era medieval gobernaba el Clero y su similar fantástico en The Elder
Scrolls, se creó una pena específica de crímenes contra la Iglesia, que fue
llamada la “La ordalía o Juicio de Dios”, que era una institución jurídica que
se practicó hasta finales de la Edad Media en Europa y en todas las cinco
entregas por parte de Bethesda. Su origen histórico se remonta a costumbres
paganas comunes entre los bárbaros y mediante ella se dictaminaba, atendiendo a
supuestos mandatos divinos, la inocencia o culpabilidad de una persona o cosa
(libros, obras de arte, etc.) acusada de pecar o de quebrantar las normas.

Consistía en pruebas que mayoritariamente estaban
relacionadas con el fuego tales como sujetar hierros candentes o introducir las
manos en una hoguera. En ocasiones también se obligaba a los acusados a
permanecer largo tiempo bajo el agua. Si alguien sobrevivía o no resultaba
demasiado dañado, se entendía que Dios, o en el caso de Skyrim alguno de los
ocho divinos, le consideraba inocente y no debía recibir castigo alguno. De
estos juicios se deriva la expresión “poner la mano en el fuego” para manifestar
el respaldo incondicional a algo o a alguien.

Monumento en Skyrim dedicado a Tiber Septim (Talos de Atmora)

Empero, en la última entrega de la desarrolladora canadiense
BioWare, Dragon Age: Inquisition, es aún más palpable el tabú o conflicto que
se tiene en temas religiosos, así como su crítica constante hacia la Iglesia.
En el juego la llaman “Capilla”, que es básicamente la similar del Clero, que a
lo largo de las tres entregas de Dragon Age podemos presenciar el poder que
tiene por el simple hecho de basar todas sus ideologías y pasajes en torno al
“Hacedor”.
Los sacerdotes del Imperio de Tevinter queriendo entrar a la Ciudad Dorada,
hogar del Hacedor.
En este videojuego de la productora canadiense, donde Dios es
en términos semánticos el Hacedor, también hace la referencia a que un
Jesucristo se muestra en femenino y con el nombre de “Andraste”, y que incluso
tiene su propia capital religiosa llamada “Val Royeaux”, que así mismo se puede
encontrar su similitud en apariencia con el Vaticano actual. También se divide
el tiempo general en el juego en un conocido después y antes de la muerte de
Andraste, donde actualmente seguimos llevando esa línea temporal en cuanto a
A.C (Antes de Cristo) y D.C (Después de Cristo).

En conclusión la era digital, en específico los videojuegos,
han llevado a la religión a un lugar totalmente nuevo. Su impacto en la
historia mundial le ha adjudicado varias referencias, algunas muy íntimas,
dentro de muchas entregas donde su argumento principal se relaciona directa o
indirectamente con la Iglesia. Que la misma puede tener una fama dudosa, pero
sin lugar a duda impactante.

Por Redacción Orgullogamers

Orgullogamers es tu web favorita de videojuegos, cine, series, cómics y curiosidades sobre todos tus hobbies.

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
¡Dinos lo que piensas, comenta!x
()
x