«Nuestros recuerdos de ayer duran toda una vida. De nosotros depende mantener a flote los mejores y hundir los demás»

Una
vez más , abrimos la ventana del pasado y echamos un vistazo a los años
en los que la inocencia, la ilusión y la búsqueda de la diversión eran
nuestra máxima prioridad.

Las aventuras que llegaban a
nuestras manos por aquel entonces eran pocas, pero más que suficientes
para colmar nuestra ansia de juego
. Exprimíamos al máximo todas y cada
una de ellas . Le sacábamos partido a su portada, analizando sus
carátulas al detalle. Memorizábamos las capturas del juego de su parte
trasera, pequeñas imágenes en miniatura que al alcanzarlas en nuestra
partida eran nuestros logros y trofeos de hoy día .

Sin
olvidar el verdadero ritual de carga. Tiempos aquellos en los que
devorábamos todas y cada una de las instrucciones de nuestros
videojuegos favoritos . Conseguir jugar un juego en nuestros Amstrad o
Spectrum requería tiempo y paciencia. Tiempo que utilizábamos para
merendar nuestros bocadillos de nocilla mientras observábamos cómo a
través de pequeñas lineas aparecía el videojuego en la pantalla.

«La acción tiene lugar en un opulento , misterioso y peligroso castillo .
Bruce Lee necesita conseguir riquezas infinitas y lo más importante … arrebatar al mago que vive allí dentro el secreto de la inmortalidad . El secreto de la vida eterna.
La aventura comienza en la entrada de la fortaleza . Una entrada herméticamente sellada de todas y cada una del resto de cámaras . La única manera de conseguir avanzar en la aventura es saltar y recoger las lámparas que cuelgan del techo . Farolillos que esconden todo tipo de joyas y riquezas, y que permitirán a nuestro protagonista accionar interruptores para alcanzar la siguiente habitación.
En su camino en la búsqueda del mago , Bruce Lee tendrá que sortear a todo su ejército personal . Soldados arrebatados de los brazos de sus madres nada más nacer y entrenados como ninjas para matar a todo aquel que ose penetrar en el castillo . Sin olvidar a los Yamo Green, criaturas manipuladas genéticamente y capaces de destrozar todo aquello que quieren destruir .
El castillo está repleto de un sinfin de retos que nuestro protagonista debe superar para avanzar en el viaje . Peligros, trampas , saltos mortales … cargas eléctricas capaces de desintegrar todo lo que rocen.
Ayuda a Bruce Lee a conseguir derrotar al brujo . Ayuda a Bruce Lee a derrotar al mal. «
Leer
las instrucciones
de todos  los juegos que entraban en el cassette era
de obligado cumplimiento
. Esas pequeñas lineas de texto te introducían
de lleno en la aventura . Su ambientación, sus protagonistas , los
enemigos a los que teníamos que hacer frente . Toda la información que
llegaba a nuestras mentes a través de esa pequeña cartilla de 5×8 era 
necesaria
.
A partir de ahí todo era mucho más sencillo
, no necesitábamos ningún tipo de tutorial . Conocíamos la finalidad
del juego, sus controles , sus dinámicas … su jugabilidad . No
necesitábamos nada más . Desde el minuto uno ya estábamos preparados
para jugar . Y jugábamos , vaya si jugábamos .
 Recuerdo
perfectamente el día que jugué al Bruce Lee por primera vez .
Los Reyes Magos le habían traido a mi hermano mayor una especie de
máquina de escribir con un monitor de fósforo verde . No entendía ni
su alegría ni su excitado estado de ánimo pero lo comprendí al instante
al observar que en aquel aparato se podían cargar videojuegos. Aventuras
para jugar en tercera persona , relatos dentro de pequeñas cassettes
que te permitían pasar horas delante de la pantalla, superando desafíos,
retos y un sinfin de historias más .
En Bruce Lee no
encontraremos el mejor ni el peor juego
dentro de la gran selección de
aventuras que tuvimos la suerte de jugar en aquellos microordenadores de
8 bits. Lo que sí  encontraremos es  la posibilidad de pasar un rato
superentretenido . Uno de esos videojuegos de plataformas en tercera
persona que a base de carreras , saltos y destreza te permiten alcanzar
el final .
Su apartado gráfico nada tenía que envidiar
a los juegos de aquella época , un pixelado perfecto del protagonista ,
reflejo fiel al personaje que todos conocíamos…  Bruce Lee
… el gran maestro de las artes marciales .
 Por otro
lado  , un par de enemigos muy diferentes entre sí. Ese grandullón torpe
, de fuerza descomunal  y su esmirriado compañero , el pequeño ninja enrabietado …  que más que
hacernos las cosas complicadas, le daba un toque de humor a la historia
viendo lo torpes que podían llegar a ser .
Su ambientación
en todas y cada una de las pantallas que íbamos alcanzando era
excelente
, transportándonos durante las partidas a un lugar remoto en
China , oculto a los ojos de la sociedad y repleto de trampas mortales
.
Un juego de plataformas que sorprendía por ser único
dentro del catálogo de aquel entonces. Colocándote en la piel de todo un
protagonista de las películas de acción que veíamos en la televisión en
las sobremesas . ¿Qué niño de aquel entonces no quería ser como Bruce
Lee? En este videojuego nos ofrecían la posibilidad de serlo ,
protagonizar la aventura … y esas oportunidades no podíamos dejarlas
escapar .
Pasados los años, han ido apareciendo
diferentes remakes de este título. Juegos nacidos para PC , con un 
apartado gráfico más acorde a los tiempos de hoy . Pero juegos que no
consiguen transmitir
todo aquello que vivimos en su día . Toda la
esencia, todo el carisma de aquel personaje quedó marcado a fuego para
siempre en este título. Con unos gráficos que no eran los mejores , ni
una historia para nada elaborada , sin olvidar ese control mejorable que
malograba su jugabilidad . Pero que sin embargo nos tuvo a todos los
niños de aquel entonces totalmente atrapados frente a la pantalla .
Qué
pasada volver a rejugar este videojuego. No existen agradecimientos
suficientes a todos aquellos que lo hicieron posible gracias a la
emulación.  Aquellos que tuvimos la suerte de
vivir nuestras primeras experiencias caseras con aquellos
microordenadores sabemos
apreciar  el salto tan grande que ha desarrollado la
industria del videojuego
. Jugadores que seguimos asombrándonos con un
simple reflejo en un espejo. Jugones que apreciamos mucho más la buena
jugabilidad y lo adictiva que puede ser una partida
que todas esas
especificaciones técnicas, la diferencia potencial entre consolas y todo
ese HD y 4K de lo que tanto se habla hoy día . No necesitamos más . Con
qué poco nos conformamos¿ verdad ?
Nos gusta jugar …
entendemos este arte como una parte fundamental en nuestra vida . Y si nos permite recordar años increíbles a través de estas aventuras
pasadas … ¿ para qué queremos más? Ya lo dice el refrán , no es más
rico el que más tiene sino el que menos necesita .
Sin
más comienzo a despedirme ya . Os dejo con una grabación realizada para
la serie partiditas jugada con este Bruce Lee . Como siempre os digo ,
espero que os haya entretenido la entrada , darle muy duro a esta
aventura y para todo lo demás … masterc… digo @orgullogamer.
Chuni Jesús @chunitin 

Por Chuni Jesus (Chunitin)

La sabiduría humana se encuentra en estas dos palabras... Esperar y confiar. Conde de Montecristo. Redactor con la e rota del teclado en Orgullogamer.

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
¡Dinos lo que piensas, comenta!x
()
x