Yamishibai: historias japonesas de fantasmas

El terror como género en el anime normalmente tira por los caminos del gore más desagradable o provocativo y «edgy». Esto dificulta bastante encontrar historias más elegantes en el medio. Yamishibai: Historias japonesas de fantasmas rompe totalmente con ese cliché.

Para seguir con el especial de octubre que me están dejando celebrar mis compañeros de OrgulloGamers, esta semana me apetecía escribir algo sobre anime. Mi primera opción fue Mieruko-chan, una serie de esta temporada sobre una chica adolescente acosada por diferentes espíritus; bastante prometedora… hasta que ha resultado ser una serie pseudo-erótica (ecchi, vaya) con tintes de terror, y como que no. Gracias a eso, he estado investigando sobre el terror en el anime, llegando a ejemplos que conoceremos todos, como Elfen Lied, Another o Highschool of the Dead, tres animes que, a mi parecer, han envejecido más bien regular; ya sea por animación, diseño de personajes anticuado, la vergüenza ajena que dan a veces o lo excesivas que son. Igual para cuando tenías trece años estaban bien, pero ahora… Entre descarte y descarte, encontré Yamishibai: Historias japonesas de fantasmas, el anime del que os hablo hoy.

Yamishibai: historias japonesas de fantasmas

El teatro de papel y su uso para el terror

Lo primero de todo: si tenéis curiosidad por echarle un vistazo a este anime, está completamente gratuito en Crunchyroll España; ni siquiera necesitas hacerte una cuenta. Hecha la recomendación, es interesante saber exactamente qué hay detrás de Yamishibai; no vas a encontrar una serie lineal en ningún caso, ni un hilo conductor en cada una de sus nueve temporadas disponibles; en este caso es un anime antológico y, cada capítulo, de tan solo cinco minutos de duración aproximada, es autoconclusivo. Cada uno explora temáticas totalmente diferentes en el contexto de personas de toda clase y edad, residentes en Japón, con una particularidad muy interesante: se basa en el Kamishibai, un teatro callejero interpretado en su totalidad con papel. Para resumir: un cuentacuentos.

Como tal, la serie crea tramas terroríficas basándose en leyendas, cuentos o historias populares del país, usando una animación mayoritariamente estática, por lo que no encontrarás animaciones tremendamente fluidas ni escenas espectaculares sacadas de otros animes como Mob Psycho 100. Este estilo tan particular y parado le sienta como un guante a la serie, la cuál explota todo su potencial en este formato. Cada «x» temporadas cambia la forma de presentar los relatos: al principio es un anciano (quien da imagen al post) y presenta a unos niños su teatro, luego son los propios niños los que cuentan las historias, y así sucesivamente. Cambios menores que mantienen fresco el producto.

Yamishibai: historias japonesas de fantasmas

Temáticas: una forma fantástica de introducirse en el J-Horror

Pese a que en castellano esté traducida como Historias japonesas de fantasmas, evidentemente la serie de TV Tokyo toca diferentes conflictos, no solo espíritus y semejantes. La gran mayoría de capítulos perturban e incluso, genuinamente, asustan como pocas cosas que haya visto, lo cuál forma parte del gran encanto que tiene el terror japonés, ese J-Horror con el que estoy siendo tan pesado. Normalmente el término está atribuido al cine, pero podemos hablar de J-Horror haciendo referencia a todo lo que esté considerado como terror salido del país nipón. Algunos ejemplos bastante interesantes en la serie:

  • Un hombre de negocios que se obsesiona con una máquina de gachapón, la cual le suelta sus recuerdos en forma de merchandising. Mientras abre cápsula tras cápsula, envejece sin darse cuenta…
  • Un niño que al despertarse ve a su familia realizar un ritual grotesco basado en la risa para ahuyentar fantasmas.
  • Una chica atrapada en un pozo que no parece tener salida y que, cómo no, no está sola.
  • Una pareja que al perderse en un túnel se encuentra con dos niños… que de niños tienen poco.

El gran boom que tuvo este subgénero fue gracias a películas como Ringu (o The Ring) y Ju-on, ambas sobre espíritus y maldiciones eternas. Tanto fue su éxito que, como ya sabemos todos, existen diferentes remakes, secuelas, spin-offs y demás versiones de estas dos películas originales de Japón. A mi gusto, cada temporada de Yamishibai (traducido como «juego o teatro oscuro») rinde homenaje a ese estilo de historias psicológicas, no basadas en el susto fácil pero sin prescindir tampoco de sustos per se, y basadas en monstruos que escapan a la imaginación de cualquier persona relativamente normal. Todo esto, alejado de innecesarias escenas sangrientas y usando a su favor, en su totalidad, atmósfera, música, presión y una grandísima narración. Hacer esto en menos de cinco minutos, durante nueve temporadas, tiene un mérito tremendo.

Yamishibai: historias japonesas de fantasmas

Pros y contras: por qué deberías echarle un vistazo

Como ya sabéis si habéis leído algo mío por aquí, me gusta acabar con una lista ligera, cortita y sencillita de pros y contras, que es la mejor forma, a mi parecer, de resumir un post y una opinión. Dicho esto, la lista de pros y puntos positivos sería la siguiente:

  • Originalidad. Un formato nunca usado antes en el anime.
  • Narración, atmósfera y música excelentes.
  • Animación estática que cuadra a la perfección con lo que se quiere contar.
  • Capítulos autoconclusivos: que no te engañen las nueve temporadas; puedes verlas en el orden que te dé la gana.
  • Ningún capítulo supera los cuatro minutos, contando el ending. Las historias realmente son de unos tres minutos y medio.
  • Diseño de monstruos, espíritus y escenas dignos de lo mejor que hayas visto.
  • Una forma muy interesante y novedosa de introducirse en el mundo del terror japonés.

Mientras que la lista de contras y puntos negativos (o advertencias) es la siguiente, esta vez más cortita porque poco malo puedo decir.

  • Al igual que la animación tan estática es fantástica para este formato, creo que puede echar para atrás a alguien que busque algo más tradicional como el resto de animes.
  • Quizás la música de los endings corte un poco el humor y mal cuerpo que te dejan los capítulos (aunque la mayoría son temazos, para qué nos vamos a engañar).
  • Esto es una evidencia como un piano, pero este anime no es recomendable para personas sensibles. No por imaginería sangrienta, sino por lo perturbador de sus historias.

Como veis, poco negativo puedo decir de esta joyita oculta que he tenido la suerte de poder descubriros. El gran punto a favor, y con el que creo que me gustaría despedir la entrada, es la gran forma que tiene la serie de atraparte y descubrirte nuevos escenarios, alejados del terror de occidente. Si eres un fanático del terror o quieres probar algo diferente para la semana de Halloween te puedo asegurar que esta es una de las mejores opciones que vas a encontrar.

 

Por Andrés Nieve

Andaluz gafotas amante de la animación, el manga y los videojuegos. Mi cerebro está formado en un 94% de One Piece. El 6% restante es secreto.

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
¡Dinos lo que piensas, comenta!x
()
x