Análisis de Zoo Tycoon: Ultimate Animal Collection

La terrible experiencia construyendo zoos que no desearía ni a mi peor enemigo. Análisis de Zoo Tycoon: Ultimate Animal Collection.

Zoo Tycoon: Ultimate Animal Collection es un juego de Blue Fang Games y fue publicado en 2017 para Xbox One. Y la cosa es que pude jugarlo gracias a que está disponible en el Game Pass. Os cuento en este análisis de Zoo Tycoon mi experiencia y, bueno, lo mucho que me ha horrorizado el título. A pesar, eso si, de gustarme los simuladores de zoo.

El tedioso y aburrido modo tutorial

Normalmente, empiezo estos juegos en partidas sandbox, puesto que no encuentro divertido los retos que proponen en sus modos campaña. Así que quise crearme una partida, así, de lleno. El juego, en cambio, me proponía que empezara a jugar de otra forma: me sugirió empezar con su tutorial. En otros juegos, hubiera estado encantada de jugarlo y aprender; pero, en este caso, empezó la tortura.

Entiendo que el juego es para un público que incluye niños; pero todas y cada una de las partes en las que se divide el tutorial me han resultado un peñazo. Tanto es así que no lo completé. Ah, y también porque me apareció un bug por el cual era incapaz de superar el objetivo propuesto. Detalles sin importancia a comentar en una crítica de Zoo Tycoon, ¿verdad?

El primer tutorial te exige que veas dos recintos de animales (elefantes y jirafas) para que les des de comer y veas su estado. Las escuetas instrucciones, en pro a que aprendas jugando, hacen que, a veces, el asunto resulte confuso. Además, el juego introduce bugs y no sabes qué hacer; no sabes si lo que sucede es, o no es, parte del juego. En mi caso, de un momento a otro, los elefantes dejaron de venir a mi llamada para darles de comer. Después uno se teletransportaba fuera del recinto y hacía cosas raras (confieso: ha sido el único momento en el que me he divertido en este juego).

Bugs de Zoo Tycoon

Los eternos tiempos de carga

Si no tiene suficientes tiempos de carga, que dividan los tutoriales en fases independientes, hace que salgas de un tiempo de carga a otro (cosa que me parece latosa). Cuando salí de los primeros tutoriales, hastiada con el lento ritmo de aprendizaje y los bugs, aprecié que… ¡había muchos más tutoriales! Que cómo se forman trabajadores, que cómo se adoptan animales, cómo hacer construcciones… Cuando se podría introducir un tutorial-fase con todo esto incluido. O texto, yo que sé, que los niños también saben leer. Creo que es el primer simulador de zoos que hace todo lo posible para no resultar divertido, y eso es lo que me ha motivado a escribir este análisis de Zoo Tycoon.

Modo campaña de Zoo Tycoon

El juego en sí (modo sandbox o estilo libre)

El caso es que el juego es como cualquier otro juego de creación de parques, con la particularidad de que no te dejan jugar. Me explico: en otros juegos, como el Parkasaurus (que también es para todos los públicos), te permiten crear diferentes recintos, decorarlos y prepararlos según tipo de bioma, colocar refugios y elementos como quieres…  Y hasta te permiten modelar el terreno. Eso con respecto a recintos solamente. Esas opciones son, al final, parte de la estrategia para que aprendas y, especialmente, juegues.

En cambio en este Zoo Tycoon han decidido prescindir de todas estas opciones: escoges tamaño de recinto (pequeño, mediano, grande) y su bioma (alpino, bosque tropical…) y ¡pum! Lo colocas y listo. Esos recintos tienen un muro de 1,2 metros de separación con la gente que hasta se apoya exponiendo peligrosamente sus extremidades.

Con respecto a la decoración del parque, solamente te dejan instalar plazas y construcciones establecidas, que requieren de un espacio inmenso. Se crean como islas, colocando un trozo de terreno con el elemento escogido. De tal forma que tenemos que establecer las conexiones de los caminos con el resto de "islas". Es decir, instalas una plaza y le tienes que decir que se una con la zona donde está el recinto de elefantes y el de jirafas. ¿Qué significa eso? Pues que los caminos y su decoración vienen por defecto. El espacio que se le dedica a cada cosa viene establecido. ¿Veis por donde voy? ¡Exacto: no te dejan jugar!

La gestión se reduce a ir adoptando animales en recintos donde solamente puedes decir dónde poner el comedero. Contratas trabajadores que hagan el trabajo y… ¿ya? Tienes que garantizar que tienes el dinero y que vas ganando puntos de fama.

Impresiones de Zoo Tycoon

El modo campaña/desafío

Tras el aburrido tutorial y una decepcionante experiencia en el modo sandbox, me animé a jugar el modo campaña. Curiosamente, cuando el modo tutorial eran lento y te explicaban todo como si te faltara la mitad del cerebro, este modo hace todo lo contrario. Me sentí algo perdida con las instrucciones. No tanto antes de entrar en cada escenario, sino con los nombres crípticos que empleaban para nombrar cada objetivo una vez dentro. Me costó entender los límites de tiempo y como consultar la descripción de objetivos en el juego.

Además, el menú es bastante engorroso y es diferente según si estás en vista de parque o si estás construyendo recintos, cosa que no ayuda en absoluto. Por otra parte, los objetivos de cada escenario suelen ser los mismos. Ya digo, me parecen tremendamente repetitivos y sencillos de cumplir: adoptar X ejemplares de animales, atender a los animales, subir satisfacción de los visitantes, subir puntos de fama y conseguir dinero. La dificultad viene dada por el tiempo límite que te dan.

Como el juego te limita todas las opciones (no te permiten instalar decoraciones y no te dan control sobre biomas), fui incapaz de divertirme… Y eso que me encanta esta clase de juegos, ¡lo juro! Asimismo, lo jugué en streaming, así que mis propios amigos destacaron los continuos suspiros que emitía.

Modo foto

Conclusiones y valoración

Con lo que me gusta esta clase de juegos, Zoo Tycoon ha conseguido aburrirme hasta el extremo. Me parece mala estrategia considerar que su público va a ser incapaz de emplear mecánicas presentes en otros juegos. La simplificación que hace corta las alas de la creatividad y de la diversión. Pongo en duda seriamente que los niños requieran semejantes recortes de opciones para disfrutar un tycoon, más todavía cuando muchos hemos jugado esta clase de simuladores desde niños. Es más, he comprobado que era parte de la serie del Zoo Tycoon original, en el que sí te permitían todas las opciones que echo de menos, ¿los niños a los que dirige este nuevo juego son más pequeños o más tontos?

No obstante, sí tengo cosas que destacar positivamente: gráficamente se ve increíble, la variedad de animales (aunque hecho de menos que haya dinosaurios) es estupenda y las animaciones están muy logradas. Pero en cualquier caso, espero que este análisis de Zoo Tycoon evite la desgracia de que alguno de vosotros acabe jugándolo.

5 1 Vota
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
3 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Ricardo Charco

Yo también me inicié en los Tycoon con las anteriores entregas del Zoo y me da lástima que lo hayan “capado” hasta este punto…

Últimamente veo que se repite lo que dices, ahora simplificar y hacerlo “fácil/simple” es el equivalente de todos los públicos. Abandonan el desafío, que creo que es realmente lo que engancha al videojuego.

Donde estén tus dinosaurios de gominola que se quiten el resto xd

Ricardo Charco

Posiblemente, estas decisiones sean resultado de estos últimos tiempos, donde se da prioridad a la potencia gráfica (que no digo yo que no sea importante) aunque no siempre es lo esencial, ya que sin mecánicas llamativas se puede quedar un juego muy puntero en lo tecnológico, que aburre al poco tiempo de juego…

Tendremos que realizar una petición a Parkasaurus para que introduzca dinosaurios de galleta (eso sería el verdadero ataque a la infancia de muchas)

1
0
¡Dinos lo que piensas, comenta!x