Análisis de Toy Tinker Simulator

Limpia y repara juguetes en tu nuevo taller, exhíbelos en tu museo y conviértete en un maestro artesano. Análisis de Toy Tinker Simulator.

En este juego daremos vida a juguetes rotos, sucios y que necesitan de atención y cuidados. Para quienes les gusten este tipo de títulos, lo disfrutarán; para el resto, quizás se sientan identificados con el análisis de Toy Tinker Simulator que os muestro a continuación.

Toy Tinker Simulator es el primer título de Turquoise Revival Games, con el que la compañía se adentra en el mundo de los simuladores.

Mecánicas y gameplay

En este juego básicamente aceptas encargos para reparar juguetes, clasificados por niveles de complejidad que irás desbloqueando. Adquieres el material y maquinaria que necesitas y te pones manos a la obra. El orden en este proceso empieza con el desmontaje de las piezas, pasando por su limpieza, preparación de la superficie sobre la que pintar (o lacar) y, para terminar, el montaje del juguete.

Los puestos y procesos para restaurar un juguete son muy realistas. No están elegidos en absoluto al azar y, personalmente, teniendo conocimientos sobre materiales y sobre tratamientos superficiales, me siento bastante satisfecha de lo que se te permite hacer en el juego. La parte mala de esto es que no se le explica nada a quien no sepa de montaje; no profundizaremos nada sobre la maquinaria a nuestra disposición. Es decir, si no tienes conocimientos en la materia te dejarás guiar y solo verás animaciones para luego admirar el resultado final.

Este juego no tiene una dificultad en sí, ya que te guían paso a paso y no hay forma de salirse de la hoja de ruta ofrecida. Solamente puedes tardar más o menos tiempo en arreglar un juguete. Además, llegados a cierto punto, te permitirán acceder al nivel “Maestro artesano” que incluye juguetes a radiocontrol, un añadido bastante interesante.

Por desgracia, la música no acompaña en absoluto a la experiencia que te ofrece Toy Tinker Simulator; las pistas disponibles resultan extremadamente molestas. Tanto es así que tuve que «mutear» la música antes incluso de superar la primera hora de gameplay.

Proceso de arenado en Toy Tinker Simulator

No te dejan fallar: cómo el éxito puede resultar frustrante

Toy Tinker Simulator es un juego donde no puedes fallar: siempre vas a conseguir un único resultado final de un juguete, y no habrá variables para que se te pague más o menos por él. Por esta razón, la forma de interactuar con la maquinaria, cuando no se trata solamente de darle a un botón, es torpe; moveremos la pieza o la herramienta sin ningún criterio hasta que lleguemos al 100% del proceso. Puedes taparte los ojos y sacudir el joystick o el ratón como si te estuviesen entrando convulsiones, no importa.

Como no puedes fallar, el proceso, de principio a fin, es guiado hasta la frustración. Solo hay una forma de desmontar un mismo juguete, una única forma para tratar sus piezas y, en general, un único orden de procesos. Los peluches solamente se lavan en el fregadero y después se les pone relleno, pero no tenemos la posibilidad, simplemente por hacer el cafre, de meterlo en el horno y perder el dinero. Evidentemente esto es un ejemplo extremo, pero hay piezas, en las que existe una diferenciación por tipo de material o por tamaño, donde sí podría dar juego el que sepas qué maquinaria emplear.

Como el acceder a diferentes juguetes depende de la experiencia y dinero que tengas, farmear es muy sencillo. Mientras el juego te ofrezca peluches por hacer, puedes dedicarte a limpiar y poner relleno como si te fuese la vida en ello. Avanzas rápido y compras toda la maquinaria disponible. La máquina de grabación láser es la única que no empleé tras cinco horas de juego y tampoco me hizo falta.

Horno de Toy Tinker Simulator

Falta de personalización en Toy Tinker Simulator

Gráficamente es muy vistoso, con diferentes diseños de juguetes y colores vivos. No obstante, no se te permite personalizar en absoluto ninguno de ellos, ni tan siquiera los que compras para tu propio museo. Además, siempre que un juguete pase por el puesto de “impresora”, empezarás a temblar porque sabes que acabará con horrorosas pegatinas escogidas sin ningún criterio.

En cambio, el juego sí te permite personalizar elementos decorativos de tu oficina y de tu taller, pero nada que ataña a la maquinaria y a los juguetes, sobre los que giran las mecánicas básicas del juego.

Pero… pero… ¡tiene que tener algo bueno!

Por supuesto que tiene algo bueno. Anteriormente mencioné que era vistoso, que los diseños de los juguetes estaban bien y que incluso la maquinaria era muy realista. Pero, sinceramente, al no ser un juego para mí, el enfoque de mi análisis es el que es. No obstante, es evidente que la experiencia que ofrece este juego interesa a mucha gente. ¿A quién? Pues a quien encuentra placer de llegar al resultado final limpio e impoluto; a esa sensación de orden y perfección que se puede encontrar también en otros títulos como Power Wash Simulator.

Estos juegos tienen como objetivo el confort y te permiten jugar por jugar, con pocas variaciones y variables. Son ideales para cuando no puedes con títulos más sesudos, que requieren mucha atención o en los que existe el riesgo del game over al más más mínimo pestañeo. Este juego llama la atención dentro de su… ¿género? ya que entra por los ojos y replica la fórmula del éxito que siguen títulos similares.

Destornillador en Toy Tinker Simulator

Conclusiones y valoraciones

Toy Tinker Simulator es otro juego más en la moda de los simuladores, con mecánicas repetitivas y cuyo único objetivo es ganar dinero y completar objetivos. El juego se termina cuando te cansas de él, simple y llanamente. Eso sí, es muy honesto en su presentación y cumple las expectativas de quien busca esta clase de títulos. Para el resto de personas, su opinión no creo que sea muy diferente a la presento en este análisis de Toy Tinker Simulator.

 

Por Mariola Juncal

Ingeniera de minas que no trabaja de lo suyo (da igual cuando leas esto). Nintendera desde niña y rolera. Fundadora y exmiembro de Bastión Rolero.

5 1 Vota
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Ricardo Charco

Una premisa inicial muy interesante. Lástima que, según comentas en el artículo, el juego no de pie a hacerlo mal (o de otras formas). Este juego es el ejemplo de una buena idea ejecutada regular. Podemos entender la premisa de «juego para todos los públicos» pero creo que es un error que se comete a menudo, juegos para todos los públicos no tiene que ser equivalente a juego fácil o juego sin abanico de posibilidades en su ejecución y resultado.

Enhorabuena por los artículos que traes a la comunidad

2
0
¡Dinos lo que piensas, comenta!x
()
x