FICHA TÉCNICA:

Desarrolladora: Konami
Distribuidora: Ultra Game
Fecha de Lanzamiento: 20 de
Septiembre de 1989
Idioma: Ingles
Sonido: Mono
Género: Carreras
Modo de juego: Un solo jugador,
Multijugador
Plataforma: Game Boy




VIDEO:



ANALISIS:
Recién
llegada al mercado, la Game Boy llego para arrasar, a finales de los 80 y
principios de los 90 fue la reina de las portátiles. La pequeña de Nintendo
tenía un estupendo catalogo en su primera tanda de juegos donde se encontraba
este MotoCross Maniac, un juego
creado por la japonesa Konami, siguiendo un poco los pasos de otros títulos de
su hermana mayor, la NES, con títulos como Excitebike.

Con
tres modos de juegos, carrera en solitario, contra la maquina o con un amigo (A
través del cable Game Link) teníamos a disposición de 8 circuitos plagados de
rampas, loopings, enormes piedra, lodazales entre otros obstáculos con tres
niveles de dificultad. En los que teníamos que evitar que nuestra barra de
tiempo se agotase, da igual que nos pidieran terminar un circuito en un minutos
y medio mientras no tuviéramos esa barra vacía podríamos llegar más tarde sin
problemas e incluso no importa sino vencemos a la maquina mientras que
atravesemos la meta.
En
dichos circuitos podremos atrapar ítems para mejorar nuestra motocicleta, desde
tener mejores ruedas, ampliar la velocidad de la misma, adquirir algo de tiempo
extra y los salvavidas del juego, los nitros. Aparte habrá un par de ítems
ocultos que descubriremos al realizar un salto de 360º en determinados puntos
de los circuitos, los cuales nos permitirán que nuestra moto salga literalmente
volando o ser acompañados por una encantadora minimoto. Pero muchas de estas
mejoras se perderán si tropezamos o caemos de nuestras dos ruedas, a la que
vendrá acompañada de una simpática animación del piloto corriendo para ponerse
de nuevo en marcha.

Los
gráficos son simplistas, esta nuestro motorista, el rival que es básicamente el
mismo pero oscurecido para diferenciarlo y el resto de obstáculos, no muy
definidos. De la música, escucharemos hasta tres marchas diferentes según el
circuito, algo machaconas pero que nos atraparan desde la primera carrera o nos
desquiciaran según el caso que vendrán acompañadas del ruido del motor de
nuestra moto o de las explosiones de los nitros según el momento indicado.
Y
para terminar la jugabilidad, sencilla y muy intuitiva ¡Estamos hablando de un
juego de los 80 para un maquina que solo disponía de dos botones de acción!
¿Qué más se podía pedir? Acelerar y ejecutar nitros, los frenos son para los
gallinas. La única pega que le podemos poner es su elevada dificultad.

Todo
esto comentado hacen que en resumen sea un juego muy adictivo que tengas ganas
de jugarlo una y otra vez. Gustará tanto a los nostálgicos como aquellos que
les gusta echar una partida rápida aunque lo del motocross no sea lo suyo.
CURIOSIDADES:
El
cartucho original no es capaz de retener los resultados obtenidos una vez
apagada la consola.
Los
desarrolladores del juego no implementaron ninguna pantalla de felicitación
para quienes superaran todas las pistas. En su lugar aparecerá un precioso
«GAME OVER».

Hasta
la fecha han sido lanzadas al mercado dos secuelas, Motocross Maniacs 2 para la Game Boy Color y Motocross Maniacs Advance para la Game Boy Advance. Ambos mantienen
la dinámica de juego del original.

Por Agustín Lara

Blogger, cinéfilo, escritor (¿?), jurado y presentador de #Espartanosdelcine podcast y Amigos del cine.

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
¡Dinos lo que piensas, comenta!x
()
x