Empieza, muere. Repite, muere. Vuelve, muere. Otra vez, muere. Destruye el mando.

   Esta es la historia de cómo un pequeño equipo como Team Meat (que suponemos que ya eligió el nombre adrede por este
juego) crea un juego tan grande como Super Meat Boy o como me gusta llamarlo a
mí, el Super Chico de Carne (suena más absurdo en nuestro idioma, de ahí que me
guste más).

   Descubrí este chistoso juego gracias a un
colega de Valencia que me invitó una tarde a echar unas partidas al Gears en su
casa. En fin, para mi sorpresa terminamos echándole más tiempo al Chico de
Carne que al propio Gears, ya que no encontrábamos el momento de parar.

   En fin, hablemos del juego en sí para que
veáis a qué os enfrentáis.

«Casi parece que hay más sierras que suelo firme. Adelante, muere»
   Puede que muchos de vosotros no sepáis de
qué va esto, por eso solo imaginad un Super Mario Bros, más frenético y repleto
de sierras y… pinchos y láseres y bueno, variados elementos de aniquilación.

Ahora imaginad que nuestro personaje pueda deslizarse y rebotar infinitamente
por las paredes esquivando todo tipo de peligros que lo harían puré con solo rozarlo
y que, probablemente, debamos repetir un nivel veinte veces o más para pasar al
siguiente.

   Pero esperad; el truco de este juego
proviene de lo adictivo que resulta morir.
Resulta incluso atractivo a veces cuando
ves que un salto milimétricamente calculado termina con nuestro protagonista
siendo devorado por una mortífera sierra circular. Y creedme que no podréis
aguantar la risa cuando os ocurra cincuenta veces lo mismo en el mismo lugar y
os deis cuenta de que tenéis ganas de repetir una vez más.

   Aparte de la tendencia a la muerte que tiene
nuestro pedacito de carne, también deberemos preocuparnos por el tiempo que
tardemos en completar un nivel. Hay un cronómetro en la parte superior izquierda que nos indica si batiremos el límite de tiempo que nos propone el juego. Si no
lo hacemos no pasa nada, pero no obtendremos una calificación A+.

«Para vosotros, jugadores» – By: Dr. Fetus»
   Si queremos llegar al final del juego y
rescatar a nuestra querida Bandage Girl (o Chica Venda) de las manos del Doctor
Fetus, primero tendremos que pasar por 7 mundos con un total de más
de 100 niveles cada vez más complicados
(preparad vuestros nervios de acero porque
moriréis incontables veces). Al final de cada mundo, un jefe que os hará
arrancaros el cuero cabelludo de frustración mientras intentáis averiguar la
forma de acabar con él. ¿Aún os parece fácil? Tranquilos, jugadores Hardcore
del mundo, que tendréis 100 niveles más aparte de los principales en los que la
dificultad se multiplica por 3
y donde antes había una sierra y un láser ahora
hay 3 sierras y 6 trillones de láseres.

   Para desbloquear los niveles del Mundo
Oscuro
habréis de obtener antes una puntuación A+ en el correspondiente nivel
del mundo normal (vamos, el Mundo de la Risa comparado con el Oscuro). Aquí ya
ni os diré cuántas veces moriréis porque ni siquiera yo tuve la suficiente
paciencia como para superar esta masacre.

   No contentos con la ya prácticamente
imposible dificultad de este juego, Team Meat decidió llegar al siguiente nivel
incluyendo coleccionables en ciertos niveles del “Mundo Risa” y del Mundo
Oscuro, la obtención de los cuales resulta agobiante ya que suelen estar
rodeados de elementos peligrosos. Ah, claro que deberemos superar el nivel tras
cogerlos porque de lo contrario no sirven de nada.

   También encontraremos portales dimensionales
en algunos niveles que nos trasladarán a mundos extraños en los que solo
dispondremos de 3 vidas para conseguir alcanzar la meta (intentad no
desprotonizar el mando contra la pared si os alteráis demasiado, que luego el
nuevo va caro).

«Elegid el que os venga en gana, morir moriréis casi lo mismo»
   Como vemos, niveles y horas hay para aburrir
si tenemos en cuenta el tiempo que nos podemos pasar en uno (a base de morir y
reintentar).

   Recoger vendas (coleccionables) o encontrar
y superar mundos paralelos (los de las 3 vidas) nos permitirá desbloquear
personajes con habilidades especiales que nos facilitarán ciertos niveles (o los
harán más complicados si lo que os gusta es sufrir). Muchos de estos personajes
pertenecen a otros juegos independientes, como Commander Vídeo, del videojuego
Bit.Trip.

   Como en Team Meat pretenden ser amables con
nosotros, cada vez que lleguemos al final de un nivel, podremos ver la
repetición de todas las veces que la hemos pifiado
en dicho nivel hasta el
intento exitoso. Si hemos muerto doscientas veces (que no suele ser raro) pues
veremos a doscientos Chicos de Carne iniciando el nivel desde el mismo punto y
los veremos ir cayendo uno por uno en los diferentes obstáculos con los que nos
la hayamos pegado. Solo un triunfante pedazo de carne llegará a la meta.

   Cerraremos esta visita por el plataformeo
más “hard” de la actualidad dando algunos detalles sobre el humor con el que
está contada la historia.
 

«Si, si… es el desagradable Super Truño Boy, por llamarlo de algún modo»
Empezando por los nombres de los personajes, pasando
por lo realmente absurdo que es a veces ver una cinemática en la que el Dr.
Fetus la caga de la forma más ridícula posible y terminando por lo
peculiarmente “salvaje” que resulta el juego (ver a una pacífica ardillita
correteando por el bosque… bomba nuclear, esqueleto de ardillita) o (oh, mira
en que monosidad se acaba de convertir el jefe final de este nivel. Es super
adorable, así que voy a pegarle un patadón y a deportarlo a las Bahamas).

   Os podéis descargar el juego en el bazar de
Xbox Live a precio reducido (no recuerdo ahora mismo, pero estaba por debajo de
los 10 euros) o podéis haceros con él en PC, la versión del cual es bastante
más extensa que la de Xbox, contando con infinidad de niveles creados por los
usuarios aparte de la historia principal.

En fin,
id entrenando los dedos y los nervios si vuestra intención es probarlo. Quedáis
advertidos.

Enlace del juego original «Meat Boy» (Super Meat Boy es la adaptación profesional de este videojuego para navegadores).
http://www.newgrounds.com/portal/view/463241
De Johnny
para Orgullogamer
– Me llaman para cenar. Hoy tenemos filete.

Por John Sánchez

Jefe de Redacción en Orgullogamers. Corrijo ortografía, gramática y formato, pero no puedo corregir mi vida. En fin... Soy el que está tras la barra en el podcast La Taberna de Orgullogamers REDUX y casi todos los días dando la turra en nuestro canal de Twitch.

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
¡Dinos lo que piensas, comenta!x
()
x