Debajo de esta bonita alfombra, podrás encontrar el vertedero municipal

Una vez escuché decir a uno de mis actores favoritos
de una serie de TV: “Si le echas Cola-Cao a la leche, ¿cómo se queda?” La
respuesta, obviamente es “marrón”, aunque le eches muy poquito.

   La frase fue
pronunciada por Jordi Sánchez, en el papel de Antonio Recio de la serie “La Que
Se Avecina” y hoy la utilizo para (por decirlo de una manera suave y desmesuradamente
delicada en comparación al cúmulo de insultos y palabras malsonantes que se me
vienen a la mente), “criticar” lo que las grandes compañías le están haciendo a
nuestra querida industria del videojuego.

   Si, más o
menos lo que todos estáis pensando: se la están cargando. No. Lo diremos algo
mejor: ya se la han cargado. De hecho, hace ya unos años que se la cargaron,
pero con la llegada de esta generación, la han pisoteado, han bailado sobre
ella y se han hecho pis y popó encima de su cadáver.

«Sony y Microsoft planean desarrollar nuevo mando para la siguiente Gen.»
   Hasta tal
punto llega este insulto a los videojuegos en forma de las mil y una maneras de
sacarle los cuartos al pobre consumidor que nada ha hecho para merecer que lo
traten de esas formas, que a mí, poco a poco; gota a gota; pasito a pasito, se
me están quitando las ganas de volver a comprarle un solo juego a cualquier
gran compañía, sea cual sea e independientemente de lo bueno que lo pinten.

   La industria
del videojuego empezó siendo un precioso y colorido cuadro
en el que diversos
artistas iban colaborando semana tras semana, añadiéndole pequeñas pinceladas
con tacto y precisión, perfeccionando la pintura cada vez más. El cuadro crecía
y se hacía cada vez más y más bonito.

   Pero un día,
llegó el mal
. Un día llegó el terror, la oscuridad, las tinieblas… y cubrió el
cuadro, primero con una gota de tinta negra. La gota se ensanchó, cubrió los
trazados de, cada segundo, más artistas y los convirtió en oscuridad también a
ellos. En unos años, la gota de tinta había destrozado el lienzo y el cuadro
era ahora un desagradable manchurrón con algunas insignificantes zonas que
habían resistido al ataque y aún conservaban su belleza.

«Atención, por ahí llega la nueva era de los videojuegos»
   La evolución
de ese cuadro es la evolución de la industria de los videojuegos, contada como
una metáfora. Una industria que empezó fenomenal, que evolucionó correctamente
y que un día empezó a hundirse hasta llegar a la actualidad: el manchurrón
negro
y horroroso en el que se ha convertido; porque todos sabemos (y quien no
comparta esta opinión, debería darle un repaso a las últimas noticias) que las
grandes compañías se han apoderado de nuestra industria y están volviendo a
pintar el cuadro por encima con una capa de lápiz de mina para que el
manchurrón parezca bonito.

   Las dueñas de
la industria nos hacen creer que esto sigue siendo el bonito cuadro que se
pintó en un principio
, pero si cogemos una goma y borramos el lápiz, aparece la
mancha negra de tinta. Y la tinta no se puede quitar, os lo recuerdo.

   En
definitiva, amigos míos… que a día de hoy, la industria del videojuego está
sentenciada
, muerta y enterrada y tan solo pequeñas partes de su totalidad
siguen manteniendo el espíritu con el que inicialmente fue creada: contentar al
jugador, ofrecer un producto de calidad y buscar la mejora del juego y la
felicidad de aquellos que invierten su dinero en él.

«El ejemplo de que el dinero mueve montañas. 2000 MILLONES»
   El espíritu
de antaño se conserva, quizás (y aun siendo optimista) en un 20 por ciento de
la totalidad de la industria. Juegos como The Witcher 3, Wolfenstein: The New
Order, Bioshock, Darksiders y los pequeños proyectos de desarrollo
independiente (mejor conocidos como Indies) aún resisten al invasor y han
sabido como conservar intacto su espíritu
.

   De entre los
géneros más perjudicados por las tinieblas, destacan los shooters, cada vez más
clónicos, los deportivos, más de lo mismo y los de carreras, que parecen
sacados unos de otros.

   En la otra
orilla, quizás los géneros menos perjudicados sean las aventuras gráficas,
siempre innovadoras, los juegos en 2D, los de estrategia y, sobretodo los de
desarrollo independiente, aunque estén abarcados en los géneros “oscuros”.

   Si hablamos de compañías (tanto
desarrolladoras como distribuidoras), quizás coincida con todo el mundo al
afirmar que Ubisoft y Activision se reparten, casi a medias, el odio de toda la
comunidad
de gamers del mundo conocido. Los otros pedazos del “pastel de odio”
están empezando a caer encima del tejado de EA, Cryteck, Capcom, Infinity Ward,
Treyarch, DICE y como nota personal, Gearbox Software está comenzando a caerme
regular.

«Lo peor es que tras sus fallos, pidan perdón y nos regalen cosas»
   Al otro lado
del espejo, puras como ellas solas, con pocos haters conocidos encontramos a
Bungie, 4AGames, 2K, Bethesda, Blizzard, CD Project, Epic Games, Kojima
Productions, la ya muerta LucasArts, Monolith Productions, Rockstar y la mítica
Valve Corporation.

   A primera vista, parece que los buenos ganan a
los malos. Como podéis apreciar, hay más compañías sanas que corruptas. Pero
esto tiene truco.

   Os formulo la
siguiente pregunta: ¿Quiénes venden más copias de sus juegos?

   No hace falta
que respondáis. Ya os lo adelanto yo: las compañías corruptas y desagradecidas
con el jugador, venden más producto
que cualquier compañía dispuesta a hacer
las cosas bien. El “por qué se vende tanta basura” es tan sencillo como afirmar
que la industria ha llegado a un punto en el que el 75% de los jugadores son
personas ignorantes o críos pequeños, que no llegan a ver el inmenso océano de “caca”
que hay tras la cortina del juego que están adquiriendo.

   Ni hace falta
decir que la culpa de esa mancha de tinta que ha corrompido la industria del
videojuego está formada por una palabra que con tan solo nombrarla se te caen
los dientes: DLC
.

«En 2011 la cosa ya pintaba mal. Ahora ha empeorado. ¿Qué
nos depara el futuro? Preferimos no saberlo»
   A esta gran
bola de m—– de tres letras, le acompañan sus secuaces, también conocidos
como “Pay To Win”, las reediciones en HD a 1080pp y 60fps que están invadiendo
la actual generación y que no son más que una sucia y vomitiva excusa para que
volvamos a comprar el mismo juego con un par de adornos, las ediciones GOTY con
todos los contenidos que pasan de la vieja a la nueva generación con la misma
excusa de antes, las restricciones en YouTube por contenidos con copyright
(aparte, otra cosa que están haciendo las compañías es adueñarse de una parte
del dinero ganado por el youtuber de turno, alegando que el juego es suyo y con
él, parte de los beneficios), los juegos inacabados, las promesas incumplidas y
la lucha contra la piratería
.

   Señores peces gordos de la industria: si no
quieren que se pirateen sus juegos, hagan las cosas bien, contenten al jugador
con juegos de calidad y precios asequibles
y dejen de tocar lo que no tienen
que tocar.

   Terminando
ya: esta ha sido la evolución de la historia del videojuego vista desde mi
perspectiva. De una pelotita reluciente llena de purpurina y colores a una bola
de “shit” bien gordota que se seguirá ensanchando durante los próximos años.

   La industria,
como hemos visto, también tiene sus cosas buenas y los jugadores aún podemos
disfrutar de juegos de calidad, precios económicos y títulos sin cosas de esas
tan feas como los DLC, bugs y tonterías que arruinan la experiencia. Y aun
habiendo muchas cosas buenas en la industria, siguen habiendo más cosas malas,
como bien he dicho antes: un 80% de corrupción frente a un 20% de “limpieza”.

   Aunque ahora
que lo pienso… si le echas Cola-Cao a la leche… ¿Cómo se queda?

   John – Orgullogamer – Podría llenar más
hojas con todas las cosas sucias que se me ocurren de la industria, pero no
terminaría jamás. Buenas tardes y seguid comprando.


Por John Sánchez

Jefe de Redacción en Orgullogamers. Corrijo ortografía, gramática y formato, pero no puedo corregir mi vida. En fin... Soy el que está tras la barra en el podcast La Taberna de Orgullogamers REDUX y casi todos los días dando la turra en nuestro canal de Twitch.

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
2 Comments
Oldest
Newest Most Voted
Inline Feedbacks
View all comments
Nacho Crespo

No creo que la industria este sentenciada, si no con un cumulo de basura encima que no puede con ella, donde las sagas anuales como Assasins Creed o Call of Duty son las dominantes en el medio, no solo por la publicidad que las productoras invierten en estos, si no por la controversia que les damos a estos.

El dar mala publicidad, es, al fin y al cabo, dar publicidad, y por mucho que te digan que algo es muy malo, vas a querer probarlo (un caso personal es FF X-2, el cual me encantó su sistema de combate y en parte la historia, a pesar de que sea abucheado por todo aquel que lo ha jugado).
Si dejaramos de darle importancia a estos juegos, ignorándolos, y centrándonos en las desarrolladoras fieles a la industria, tanto indies como grandes empresas, podríamos hacer que este fenómeno fan acabase en parte, ya que no podemos hacer nada contra el movimiento "casual" o "poser".

Si no permitiéramos el pagar 60-80€ en un juego en fase beta y nos centrásemos más en las joyas ocultas que tiene Steam, pasarían menos estas cosas. OJO, no estoy diciendo que estos juegos no deban ser jugados ni que sean malos (aunque en parte lo son), solo que, si no les diesemos tanta importancia, se acabarían olvidandose de ellos, como pasó con Banjo-Kazooie y Banjo-Tooie, o el prácticamente extinto Crash Bandicoot o Spyro.
Todo son épocas, y en este caso es la época de los Shooters y los early acces, como tambien hubo la de las aventuras gráficas y los plataformas. Quien sabe, puede que dentro de años el fenómeno fan sea los juegos de cocina y simulación.

No hay que darle más importancia algo que no lo merece. Pero muy buen post, muy buena argumentación, si señor.

PD: GlaD0s os odía

Unknown

Aún no has dicho en todo el articulo la razón por la que el sector está muerto. También omites completamente el elemento de los compradores. Si las compañías son chusma los seguidores son la misma carroña. Solo pásate por cualquier noticia de algún portal grande y lee. Obvias ciertas tendencias del mercado en la que todos han estado involucrados. Salvas a las que te caen bien, cosa que me parece lógica, pero te olvidas por ejemplo de Nintendo, mayor compañía que ellos ofreciendo siempre la misma propuesta arcade que les hizo grandes con algunas variables no encontraras.

Y lo siento "Señores peces gordos de la industria: si no quieren que se pirateen sus juegos, hagan las cosas bien, contenten al jugador con juegos de calidad y precios asequibles y dejen de tocar lo que no tienen que tocar."
No estamos hablando de un producto de primera necesidad. Es ocio electrónico. Descargartelo de gratis está mal. Si no pagas es porque no quieres. No siempre se puede tener un precio asequible. Jugar no es un derecho, es una opción.

Bajo mi punto de vista muchas veces el jugador se da más importancia de la que tiene, por el mero hecho de ser un jugador. No, eres un comprador de un producto. Actúa en consecuencia. Y eso sirve para los remasters y mierdas varias. Si algo no te gusta no lo compres. Y eso es lo que critico en parte de tu articulo, no has querido mojarte en absoluto. Y hay mucho que repartir, tanto a compañías, como a los jugadores. Todo el puto sector. Que esto está mas ya lo sabemos.

2
0
¡Dinos lo que piensas, comenta!x
()
x