Una mirada a The Witcher: Nightmare of the Wolf

El pasado 23 de agosto se estrenó en Netflix un spin off muy chulo sobre Vesemir, el anciano maestro de Geralt de Rivia y que pudimos conocer tanto en los libros como en los videojuegos. Claro está, estoy hablando de The Witcher: Nightmare of the Wolf, una película animada por Studio Mir que me ha dejado los pelos de punta.

La cinta, de 83 minutos de duración, sirve como introducción a la juventud y madurez de Vesemir. A través de ella veremos al personaje madurar, sufrir, tomar decisiones imposibles y cuestionarse el sentido de muchos dogmas, que más tarde los jugadores de los títulos de CD Projeckt asimilaríamos como algo normal.

«La Pesadilla del Lobo» podría considerarse un documento con el cual rellenar un vacío narrativo esencial que afecta a los libros. Aquellos que nos hemos devorado las 8 (o 9) novelas de Andrzej Sapkowski entendimos que estábamos ante el cénit de una raza muy particular: la de los brujos.

Estos humanos, con capacidades especiales, se dedican a la caza de monstruos por una tierra de fantasía a cambio de monedas de oro. Los mismos usan esta valía como única baza para no ser atacados por el resto de los habitantes. Porque en los mundos de The Witcher, el racismo es tan común como el sol saliendo por las mañanas.

Los claroscuros de la sociedad vuelven a ser importantes

La humanidad casi extingue a los elfos en una guerra pasada, mientras que los enanos son tratados con mofa y desdén. Por supuesto, el destino no iba ser mejor para personas con ojos de color amarillo y pequeñas mutaciones que se activan al ingerir misteriosas pociones.

Nightmare of the Wolf viene para poner en jaque la idea de la valía del brujo para la sociedad. ¿Qué pasó en una época donde los brujos eran tan numerosos que no había monstruos para llenar los bolsillos de todos?

La corrupción es un mal que puede seducir e infectar a cualquier incauto. Al igual que la necesidad de que tu oficio no se quede sin materia prima para poder subsistir. ¿Hasta qué punto aceptarías el eclipse de los tuyos?

Beau DeMayo, guionista de la película, tuvo que hacer bastantes florituras para dar forma a la idea aquí desarrollada. En concreto, existen un par de entrevistas hechas al autor de The Witcher donde esboza ciertas pinceladas sobre el pasado de Vesemir, unas pinceladas que se pueden sumar a unos pocos diálogos desarrollados por el personaje en los libros.

Con esa materia, DeMayo consigue dar respuesta a las preguntas anteriormente citadas, con un guion sublime y sin fisuras, a diferencia de la serie producida por Lauren Schmidt Hissrich.

Respuesta a la pregunta de si el oficio de los brujos está en extinción

Es la historia que nos cuenta que los brujos hace muchos años eran soberbios, vivían con cierta plenitud y esbozaban superioridad frente a sus congéneres humanos. Una soberbia que será castigada por descuidarse y ceder ante la codicia de un mundo que avisaba de que había llegado su hora.

Esto mismo sentimos al contemplar la evolución de Vesemir, pasando de ser un chico torpe y frustrado por la vida que le tocó de vivir, a embelesarse por la fortaleza que le confiere su posición de brujo ante pusilánimes humanos que no saben qué hacer frente a las criaturas de la tinieblas. Todo ello para terminar con la sabiduría y el dolor de la experiencia como su única hoja afilada, preparada para templar a las futuras generaciones: Lambert, Eskel, Berengar y Geralt.

No me queda otra que alabar a Studio Mir por su increíble trabajo de animación, donde las filiales coreana y estadounidense fusionaron fuerzas para traernos un producto que nos embelesará audiovisualmente. Pero, sin duda, la hazaña de tremenda documentación de DeMayo, prestando atención a detalles que podían parecer estúpidos, pero que eran sumamente importantes, como el hecho de que los brujos de antaño no precisasen de usar las señales con las manos dada su fuerte conexión con el Caos, o que la alquimia sea un arte al que todavía se temía por sus peligrosas implicaciones.

Una obra ineludible para cualquier fan de la antología del Brujo

The Witcher: Nightmare of the Wolf ya es, para mí, el mejor producto que ha salido de The Witcher tras los libros. Un cariño infinito, respeto por la obra original, batallas de ensueño, un poderío visual de quitar el hipo y el honor de cubrir un hueco imperativo en la cronología de El Brujo Blanco son las claves que hacen de esta película una cita obligatoria para todo el que se haya aventurado a leer este texto.

Los brujos nunca dudan. Deglan, Maestro Brujo de Kaer Morhen.

Por Marcos Casal

Director de Orgullogamers y el terror del SEO. Me flipan los JRPG, los Hack & Slash y los juegos con historias inusuales de esas que te dejan roto por dentro. Me encargo de que Orgullogamers no se hunda poniendo parches de cinta adhesiva.

0 0 Votos
Article Rating
Subscribe
Notify of
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
WP2Social Auto Publish Powered By : XYZScripts.com
0
¡Dinos lo que piensas, comenta!x
()
x